¿QUEMAR IGLESIAS ES EL CAMINO?

La actitud estúpida y amenazante de un grupo de diputadas nacionales prestándose a ser parte de la propuesta de quemar templos nos debe hacer reflexionar sobre los límites del debate que viene en la cuestión del aborto.

En la última semana una convocatoria al Congreso con motivo del Día de Acción Verde por el Derecho al Aborto tuvo una derivación que causó un profundo malestar en la Iglesia y las ONG llamadas “pro vida”, pero también en amplios sectores de la vida nacional y en las autoridades del país que buscan que el tono del debate no se salga de madre.

Seis diputadas nacionales (una del PRO, otra del PJ, otra de Nuevo Encuentro, otra de Evolución y dos de la UCR) se subieron a una tarima y comenzaron a corear que si no se aprueba el proyecto iban a “salir a quemar la catedral”.

¿Sabrán las del PRO y la UCR que los representantes de sus mismos pensamientos acusaron durante décadas a Perón de haber quemado inglesias porteñas y hasta pidieron su excomunión por semejante agravio?. ¿Piensan que hay quemas criticables y otras deseadas?.

¿Es acaso que la del PJ acepta ahora que efectivamente su sector es partidario de la quema de templos?. Sería bueno recordarle que aún pasados muchos años de aquella triste noche de junio de 1955 el ya exiliado líder justicialista seguía negando cualquier participación en los hechos y asegurando su lealtad a la Iglesia Católica.

Todas ellas muestran a las claras la incultura, falta de concepción doctrinaria y de conocimiento de la historia que hoy caracteriza a la inmensa mayoría de nuestra dirigencia política. No saben de donde vienen y mucho menos hacia donde van…

En tiempos no tan lejanos la actitud de estas legisladoras sería suficiente para que sean apartadas de sus bancas por inhabilidad moral. Algún exabrupto de la entonces diputada Norma Godoy -incluído en una charla privada con periodistas que fue grabada por uno de ellos- y otras palabras imprudentes del catamarqueño Angel Luque les valieron su expulsión del Congreso Nacional. Y no estaban proponiendo quemar una iglesia…

En todo caso…hay actitudes que se emparentan más con la estupidez humana que con el alineamiento ideológico y este grupete de imbéciles no es la excepción de la regla.

Pero cuidado, de uno y otro lado de la cuestión del aborto existen moderados y racionales pero también fanáticos e interesados que solo esperan una chispa para desatar el peor de los infiernos. Cuando la razón abandona la escena, la locura encuentra el campo fértil para desarrollarse.

Y aparecerán con sus antorchas los que pretendan seguir el derrotero del violento cántico que coreaban las legisladoras y se le  opondrán con violencia de cruzados aquellos que sientan que Dios los ha convocado para defender a sangre y fuego la integridad de su iglesia.

Y la violencia, una vez más, le dará marco a la discusión de un tema que exige razones y no amenazas.

¿Le parece que vale la pena?….