Quilmes aguantó hasta el final pero no pudo con Viedma

En el último parcial, Deportivo Viedma marcó claras diferencias en su cancha y derrotó al «cervecero» por 108 a 83 en la Liga Argentina de básquet.

Deportivo Viedma tuvo una noche de gala. Con un gran juego colectivo, derrotó con claridad a Quilmes por 108-83 y es más puntero que nunca en la zona Sur.

En el conjunto capitalino (que no contó con Axel Weigand por lesión) hubo una muy buena tarea de Lucas González con 26 tantos (12/17 en tiros de campo), 7 rebotes, 4 asistencias y 3 robos. También se destacaron Andrés Mariani con 18 puntos, 7 rebotes y 5 asistencias; Kenneth Jones con 18 puntos y 5 rebotes y Pedro Franco con 13 tantos y 6 pases gol.

En Quilmes (sin Alejandro Reinick por una dolencia física) no alcanzaron los 21 puntos (6/7 en triples) de Gregorio Eseverri, ni los 18 de Alvaro Merlo y 12 de Raúl Pelorosso.

Si bien Depo Viedma ganó todos los parciales, la labor en el segmento final fue aplastante (38-20). Sacó máxima de 25 puntos y por primera vez en la temporada superó la barrera de los 100. Y hasta se dio el lujo de cerrar el partido con los juveniles.

El inicio del juego fue palo a palo. Quilmes arrancó mejor, pero Viedma emparejó con un buen parcial de González, que ya demostraba que estaba con todas las luces: dos volcadas y una bomba de tres puntos para irse 15-14 al primer descanso.

En el segundo cuarto, lo de Viedma fue a pura bomba: tres de Franco y otras dos de Pena García y Eidintas. El base y capitán además fue conductor claro del equipo, con varias asistencias clave.

Arrancando el complemento el local llegó a sacar 10 de luz (48-38). Quilmes aprovechó la velocidad de Pelorosso y Merlo para atacar el aro, pero enfrente Mariani, González y Jones daban pelea. La visita ya nunca pudo achicar la diferencia.

En el último cuarto Viedma fue una aplanadora y se llevó puesto a Quilmes, que además sintió el cansancio acumulado (venía de jugar con Atenas). Los locales clavaron un parcial de 16-3, con seis al hilo de Carvalho y el aporte Mariani y Jones, y el partido se quebró.

Faltando pocos minutos ingresaron los juveniles. Ramiro Méndez (que no tuvo vergüenza y tiró 3/3 de cancha, con 2/2 en triples) y Jonathan Velázquez sumaron algunos minutos más, pero para el pivot barilochense Gabriel Parente fue debut absoluto en la categoría.

Depo Viedma coronó una noche soñada con el ingreso de los juveniles a la cancha para sumar minutos de juego. Venció a un duro rival jugando de gran manera, sigue invicto en casa y ratificó su liderazgo de la Zona Sur.

Ahora se prepara para la gira por Neuquén: el martes 3 visitará a Centro Español y el jueves 5 a Petrolero.

Informe: Prensa Depo Viedma