REBAÑO

Los partidos políticos han resuelto hace tiempo que si las encuestas sonríen no vale la pena explicar nada al votante. Y ahora descubren que muchas veces es mejor esconder al candidato. Y el rebaño mira.

¿Las encuestas me favorecen?, no doy debate. ¿Mi candidato tiene algo que esconder de su pasado pero va ganando?, lo escondo.

Así piensan “los ganadores” mientras del otro lado los que vienen corriendo de atrás recordarán los principios democráticos y exigirán airadamente discutir ideas, mientras reclaman que “den la cara” los hombres y mujeres de la principal fuerza que tienen manchas que lavar de su historia.

Como hacía Cambiemos cuando Cristina no quería debatir…y como hace Cristina ahora que quien no quiere debatir es Cambiemos. Aunque para la ex presidente las exigencias del oficialismo sobre las condiciones de un debate sirvan para poder “chumbar” sin necesidad de morder.

Siempre será así; ni la democracia argentina es verdaderamente una democracia, ni los políticos argentinos son otra cosa que un grupo de profesionales de conseguir y mantener poder, ni la ciudadanía argentina es otra cosa que un  rebaño de silenciosos esclavos que caminan tras el amo de turno aceptando como normal lo que a cualquier sociedad civilizada escandalizaría y ofendería.

¿Se imagina el lector una elección en cualquier nación democrática del planeta en el que los postulantes se negaran a contar a sus electores que es lo que piensan hacer con la cosa pública?. Impensado.

Pero aquí pasa; el que gana se oculta y el que pierde berrea. Y nosotros, los votantes, bajamos la cabeza a la espera de que alguna vez alguien muestre un poco de respeto por nuestro derecho a saber.

Beeeeeeee…….