Recorte a los municipales: Bonifatti quiso aclarar y oscureció

RedacciónUn comunicado del Secretario de Gobierno que no logró echar luz sobre la intención de la administración sino que además cayó en una peligrosa ensalada conceptual. 

Frente a la denuncia del Sindicato de Trabajadores Municipales acerca de la intención del gobierno de Guillermo Montenegro de recortar el salario de los empleados del municipio, el Secretario Santiago Bonifatti salió al cruce con un comunicado que lejos de servir para aclarar el tema termina generando más dudas y en alguna forma confirmando que la quita está siendo analizada por estas horas.

«El Municipio está analizando algunas alternativas que están siendo evaluadas desde hace ya varios días, y que implica la revisión de todos sus gastos. No puntualizamos en los salarios municipales sino en la necesidad de ser austeros en el marco de una crisis que nos afecta a todos» sostiene el alto funcionario, sin confirmar o desmentir que la merma salarial esté en estudio.

Incurriendo en una vieja lógica, lamentablemente impuesta desde hace muchos años cuando de trabajadores del estado se trata, Bonifatti continúa sosteniendo que «la situación que atravesamos hoy por la pandemia mundial, nos obliga a todos a hacer un esfuerzo. Al comerciante que no puede vender, al abuelo que no puede ver a sus hijos, etc» buscando desembozadamente enfrentar a los municipales con el resto de la sociedad. Las cuestiones que esgrime para igualar situaciones en ningún caso dependen de lo que perciba un municipal por su tarea. ¿Podrán los abuelos visitar hoy a sus nietos si un trabajador cobra menos?, ¿no se resentirá la capacidad de venta de los comercios si miles de posibles consumidores ven caer sus salarios por debajo de la estrecha línea con la pobreza que hoy los limita?. La del Secretario de Gobierno es una intención de bajo vuelo y casi enana lógica…

Continúa la explicación oficial sosteniendo que la quita, que tal vez por un desliz conceptual ya a esta altura del comunicado da por hecha, «es la misma solidaridad de la que hablamos cuando le pedimos a aquellos vecinos que pueden pagar las tasas, que lo hagan». ¿Podrán los vecinos pagar sus tasas si un sector de trabajadores cobra menos?, ¿no pagan tasas los municipales?, si se les recorta el salario…¿no serán miles de contribuyentes con crecientes dificultades para cumplir con el estado?. En principio no parece un razonamiento práctico el del funcionario…

Y culmina su explicación afirmando que «sabemos que el deterioro de las finanzas del estado municipal se va ir incrementando y tenemos que ser previsores y estar preparados para esta situación».

Y vaya si lo intentan: como siempre ocurre en la Argentina la previsión consiste en perjudicar a los trabajadores para ajustar las cuentas del estado. Desde hace décadas y sin solución de continuidad es esa la única idea de nuestros gobernantes frente a la crisis, sin importar si provienen de hechos fortuitos o externos -como en este caso- o de los desmanes de su incapacidad.

Estamos frente a un apotegma suficientemente conocido: no aclare…que osurece.