Regresó Guaidó y Cuba ordenó a Maduro no tocar al presidente

Juan Guaidó regresó a Venezuela por el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar y, a pesar de las amenazas de detenerlo, entró al país sin problemas tras orden de La Habana.

Juan Guaidó, presidente (E) de Venezuela, regresó este lunes a su país por la puerta grande: su vuelo aterrizó en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía que sirve a Caracas y pasó inmigración sin problemas.

Las amenazas del régimen encabezado por Nicolás Maduro se habían multiplicado durante la gira que llevó a Guaidó a Colombia, Brasil, Paraguay y Ecuador. Diosdado Cabello llegó a asegurar que le tenían listo “un comité de recepción” en el aeropuerto por haber violado la prohibición de salida del país impuesta por el Tribunal Supremo de Justicia afecto al chavo-madurismo. Pero más pudo la presión internacional.

El más de medio centenar de países que reconocen a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela advirtieron que cualquier acto en contra del mandatario encontraría una dura respuesta de parte de la comunidad internacional.

El mensaje de Estados Unidos dejó, inclusive, la posibilidad del uso de la fuerza en caso de que esta posibilidad se materializase. Sin embargo, aunque la intención de los radicales del régimen de facto era cumplir la promesa de apresar a Guaidó, una fuente aseguró que la orden de La Habana fue ignorarlo para no enfurecer más a Washington.

La Casa Blanca ha anunciado que este lunes presentará un duro paquete de sanciones en contra de Cuba, principal soporte del régimen de Maduro. Como dijo el mayor general Hugo Carvajal, ex jefe de contrainteligencia militar del chavismo, la red de inteligencia cubana es la razón por la que no ocurre el quiebre en la Fuerza Armada venezolana. De ahí que Donald Trump enfile baterías contra Raúl Castro, jefe de facto de la dictadura caribeña.

Un comité de recepción de alto nivel esperaba a Guaidó en Maiquetía en su vuelo proveniente de Panamá. Los representantes diplomáticos de los principales aliados del presidente (E) lo recibieron y acompañaron en una caravana que se dio un baño de pueblo en La Guaira antes de seguir a la concentración en la plaza Sadel de Las Mercedes en Caracas.

Entre quienes esperaban al primer mandatario en el aeropuerto estaba el encargado de Negocios de la embajada de Estados Unidos, máximo representante de la Casa Blanca en Venezuela. Se supone que los diplomáticos estadounidenses ya deberían haber abandonado el país según orden de Maduro, a quien nadie parece hacerle caso últimamente.