Remolones: el Papa y el gobierno Chino saludaron a Biden

Tras varios días de silencio dos de los reconocimientos más esperados llegaron en las últimas 24 hs: desde el Vaticano y Beijing felicitaron al demócrata por su triunfo electoral.

 

El papa Francisco habló por teléfono con el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, el segundo católico que llega a la Casa Blanca después de John F. Kennedy, para darle sus «felicitaciones y bendiciones», informó el equipo de transición del futuro mandatario demócrata (foto principal).

«El presidente electo agradeció a Su Santidad por extenderle sus bendiciones y felicitaciones y señaló su aprecio por el liderazgo de Su Santidad en la promoción de la paz, la reconciliación y los lazos comunes de la humanidad en todo el mundo», según la declaración emitida por la oficina de Biden.

Biden «expresó su deseo de trabajar juntos sobre la base de una creencia compartida en la dignidad y la igualdad de toda la humanidad en temas como el cuidado de los marginados y los pobres, abordar la crisis del cambio climático y acoger e integrar a inmigrantes y refugiados en nuestras comunidades».

En tanto hoy China felicitó al presidente electo  y a su compañera de fórmula, Kamala Harris, por su éxito electoral, casi una semana después de que pronunciaron sus discursos de victoria.

Hablando en una rueda de prensa habitual el viernes, el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Wang Wenbin, dijo que China «respeta la elección del pueblo estadounidense».

«Felicitamos al Sr. Biden ya la Sra. Harris. Al mismo tiempo, entendemos que el resultado de esta elección en Estados Unidos se determinará de acuerdo con las leyes y los procedimientos de Estados Unidos», dijo.

La felicitación se produce cuatro días después de que Wang eludiera las preguntas de CNN sobre cuándo China felicitaría al presidente electo de Estados Unidos por su victoria, dejando a muchos especulando si los funcionarios esperaban que Donald Trump hiciera una concesión formal.

De las grandes naciones solo dos aún se niegan a reconocer el triunfo demócrata: Rusia, cuyo presidente Vladimir Putin es considerado un estrecho aliado de Donald Trump y el Brasil de Jair Bolsonaro que también había cerrado una estrecha alianza con el derrotado mandatario.

Pero poco a poco el poder mundial se va adaptando a la realidad que marca este nuevo tiempo.