Repercusiones diversas sobre el acuerdo con el Fondo Monetario

Economistas y dirigentes del diverso arco político expresaron sus reflexiones sobre el anuncio del presidente de la Nación que implica un nuevo arreglo con el Fondo Monetario Internacional.

Por Lucía Ríos para TELAM

Hugo Yaski. Secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina
“El anuncio del presidente Mauricio Macri significa, en el mejor de los casos, más penuria para nuestro pueblo, más ajuste, desigualdad y hambre. El Fondo nunca fue la solución, siempre fue el problema. Es una historia repetida, como estar viendo las mismas imágenes de aquella crisis con el blindaje financiero de De la Rúa en diciembre de 2000. El contexto de apreciación del dólar a nivel mundial no justifica la suba de la divisa norteamericana en Argentina. Hay una realidad internacional pero es la que el gobierno debería haber advertido desde el mismo día que se supo que en Estados Unidos había ganado Donald Trump, ¿o vamos a decir que no sabían la orientación que iba a tener la política de Estados Unidos a partir de esa fecha? Para nuestro país las consecuencias de este fenómeno son particulares. No es que todas las economías de los países del sur y periféricos se derrumban como la nuestra, esto es Argentina, sometida a la especulación financiera, la fuga de capitales y a una deuda externa que se dejó crecer dispendiosamente”.

Mercedes D´alessandro. Economista, fundadora de Economía Femini(s)ta
“El FMI es una institución que te presta dinero con determinadas condiciones que tienen que ver con tener determinada conducta, que ellos consideran adecuada. Eso viene con algún condicionamiento que puede ser de determinados índices de déficit fiscal o hay que ver qué mandan. Lo cierto es que el FMI no te presta si no te pide algo a cambio y, además, los niveles de endeudamiento están subiendo y el problema no es tanto el nivel de endeudamiento que podría ser accesible en un país que creciera y genere los recursos para el repago, y que ahí es donde está el problema”.

Fernando Iglesias. Diputado nacional del Pro
“La Argentina es un país que salió de terapia intensiva, volvió a terapia intermedia y claramente la pobreza va bajando, aumenta el empleo, disminuye el déficit. Ahora, si pensamos que creemos que estamos para correr la maratón, le erramos. Hemos atravesado una turbulencia y el gobierno ha dado una respuesta categórica: no vamos a permitir que haya una crisis como en el 2001 ni tampoco vamos a hacer la devaluación salvaje en 2002”.
“Acá lo que el gobierno está anunciando no es que va a sacar un endeudamiento extra, si no que va a cambiar su fuente de financiamiento de los privados que cobran tasas más altas, al FMI que cobra tasas más bajas, aprovechando que la dirección del FMI ve con simpatía el plan gradual del gobierno. Los préstamos que se tomaron en los 90, con el anterior FMI, eran para ajustar. Éste no es para eso, al contrario, es para financiar la transición a un país normal. Reemplazamos la fuente de financiamiento por una más barata para no tener que ajustar, no tengo la bola de cristal ni nadie puede decirlo pero me parece que fue muy claro el mensaje del ministro”.

Nicolas Del Caño.Diputado nacional del PTS – Frente de izquierda
“Esta vuelta al FMI claramente significa condiciones de ajuste aún mayores en contra del pueblo trabajador. Lo vimos en los 90 como cada nuevo préstamo significaba mayores condiciones de sometimiento, achique del Estado, despidos. No hay ningún ejemplo en el mundo donde haya sido diferente. Ante esta declaración de guerra de parte de Mauricio Macri y su gobierno contra las mayorías populares, planteamos que esta crisis que estamos afrontando no termine como las anteriores. Cada salida de ellas significó hundir un poco más al país y a las grandes mayorías en la desesperación, el hambre y la miseria. Ahora se impone la movilización, la organización de la clase trabajadora e imponer una salida propia empezando por nacionalizar las empresas de servicios públicos privatizadas, nacionalizar la banca para terminar la fuga de capitales y avanzar en el monopolio estatal de comercio exterior. Un conjunto de medidas que sólo se pueden lograr con una fuerte movilización del pueblo trabajador y un gobierno propio”.

Eduardo Amadeo. Diputado nacional del Pro
“No hay que tenerle miedo al FMI. El discurso de Macri fue una señal muy fuerte para llevar tranquilidad a los argentinos y me parece muy importante que el presidente haya salido a hablarle a la gente con la verdad, y mostrar que efectivamente tenemos un problema y las cosas que él está haciendo para resolverlo. Este tipo de créditos del FMI se dan en momentos de emergencia, y permitirá contener una posible crisis cambiaria. Aquellos que quieran especular van a saber que el Banco Central tendrá más espaldas para manejar la situación y salir de este momento muy complicado que nos está generando la economía internacional. Lo más importante es que no haya crisis, eso es lo que estamos evitando con el anuncio del presidente”.

Martín Kalos. Economista, director de EPyCA Consultores
“El anuncio de haber hablado con el FMI y de eventualmente tener una línea de crédito abierta, es parte de la lógica de las políticas y medidas de estos últimos días donde a lo que se apunta es frenar la expectativa de la devaluación con todo el herramental disponible: desde reservas internacionales y tasas de interés, hasta límites a la tenencia de dólares por parte de los bancos, dólar futuro o ahora, una línea abierta con el FMI. La suba del dólar de estos días es básicamente especulativa. La implicancia que tienen los anuncios, y que se van a ver en la práctica, es saber qué pide el FMI que este gobierno no fuera hacer ya. Muchas de las medidas hasta ahora son lo que el Fondo hubiera pedido. Quizás el organismo internacional pide que se profundice o que se acelere la política actual que lleva adelante Mauricio Macri, lo cual tiene sus consecuencias negativas en el nivel de actividad y de empleo”.