River: El fantasma de Chile se mudó al Monumental de Lima

RedacciónEn 1966 River tenía definido su encuentro con Peñarol a solo 20′ del final. Aquel 4-2 en el Estadio Nacional de Santiago apareció hoy en Lima como una sombra maldita.

River había hecho todo para ganar un partido en el que nada podía verse de ese Flamengo poderoso que en la previa parecía un rival como nunca antes se había cruzado en el camino del Millonario. La cercanía del pitazo final, el dominio mental y territorial y la torpeza de un equipo sin ideas, aunque con mucha voluntad, no hacían presagiar lo que se venía.

Un error de Lucas Pratto y otro de Javier Pinola apuraron la debacle.

Como en aquel 1966 maléfico en el que a 18′ del final River derrotaba a Peñarol de Montevideo en el Estadio Nacional de Santiago de Chile y que inexplicablemente terminó con el equipo uruguayo ganando 4-2 un partido que marcó el origen del mote de «gallina» que acompañó al Millonario hasta no hace mucho tiempo, en pocos minutos todo se vino abajo y ni siquiera se tuvo que llegar al alargue para que el sueño de una nueva Libertadores quedase en el camino.

El conjunto de Marcelo Gallardo comenzó ganando con un tanto de Rafael Santos Borre, siendo muy superior durante la primera etapa. Pero en el complemento, el Fla reaccionó y de la mano de Gabigol empató y colocó el tanto de la victoria en los últimos 5 minutos del encuentro.

El gol del equipo de Núñez llegó en su mejor momento con el desborde de Ignacio «Nacho» Fernández que Suárez no capitalizó, pero encontró a Rafael Borré de cara a Diego Alves. El colombiano no dudó y colocó la pelota en una esquina, abajo.

A tres minutos del final falló Pratto. De Arrascaeta se filtró por la izquierda y encontró a Gabriel Barbosa, que anotó el 1-1 cuando el Millonario parecía empezar a alzar el trofeo.

Y 60 segundos después la pelota le volvió a quedar al centroatacante, que de derecha puso el impensado 2-1.

Una noche para olvidar, algunos rendimientos preocupantes y, por primera vez en mucho tiempo, alguna decisión estratégica de Marcelo Gallardo que no pareció muy acertada. Aunque nada pueda empañar una etapa de triunfos que ahora va a requerir de mucha presencia de ánimo para no verse interrumpida por esta derrota.

Que no deja de agitar viejos fantasmas que ya parecían exorcizados…

 

                                   RIVER SIGUE A DOS LIBERTADORES DE BOCA 

        Ránking de títulos internacionales

El podio mundial de títulos internacionales y el detalle de los argentinos.