Rocío Girat habló en el Encuentro Nacional de Mujeres en Salta

El Encuentro Nacional de Mujeres comenzó ayer con reclamos por el asesinato de una argentina cada 30 horas.Habló Rocío Girat.

Miles de argentinas llegaron ayer al estadio Delmi para empezar a vivir el Encuentro Nacional de Mujeres que se realizará hasta mañana en Salta con la determinación de hacer un llamado de atención contundente sobre problemas como la violencia de género, la precarización laboral y las muertes por abortos clandestinos.
Las jornadas comenzaron con un acto que concentró a organizaciones que representan a trabajadoras, campesinas, desempleadas, comunidades aborígenes y agrupaciones políticas desde las 10 en el estadio Delmi.
«El 30 por ciento de las mujeres padece precarización laboral. Nuestros salarios son de hambre. En el país, una mujer es asesinada cada 30 horas por un varón. A quienes más nos cuesta acceder a salud, educación y vivienda es a nosotras», enumeró la inauguración Julia Domínguez, miembro de la comisión organizadora del encuentro.
En un discurso que consensuaron referentes de todas las organizaciones feministas de Salta, Domínguez pidió además la aplicación plena de las leyes contra la violencia de género y manifestó: «El cambio por el que luchamos requiere de decisión política. Seguimos reclamando poderes del Estado laicos, transversalizados por la perspectiva de género y con presupuestos suficientes».

Habló Rocío Girat

Rocío Girat, la joven marplatense que fue violada por su padre militar, a quien la justicia condenó recientemente a 14 años de prisión, habló en la apertura del acto. «Vine porque siento que la lucha en la calle se escucha más y para encender la chispa de la esperanza de que se puede, si yo pude meter en cana a un milico, entonces todas podemos, y que si abandonas la lucha le das la posibilidad al golpeador, al violador, al asesino para que siga haciendo lo mismo», dijo.

«Tenemos que salir a las calles a defender nuestros derechos ante los violadores y los asesinos, que estén en las cárceles, porque todos somos violentados de diferentes maneras. Hay que salir a las calles, no importa la bandera que cada uno tengamos, lo que importa es que tengamos todos una causa en común. Unámonos todos en esta lucha, es la única manera», arengó Rocío.

Al iniciar el evento hubo algunos forcejeos que sucedieron cuando Rocío Girat, se disponía a subir al escenario. La situación fue confusa y desde la organización aclararon que en un principio no se la había dejado subir porque todavía no había comenzado el acto y no estaba el sonido habilitado, por lo que algunas militantes del grupo Las Rojas exigieron que la dejen hablar.

El Congreso arrancó con todo
En la primera actividad del Encuentro Nacional de Mujeres también se demandó debatir sobre la interrupción del embarazo. «Las mujeres seguiremos exigiendo educación sexual en las escuelas para decidir, anticonceptivos para no abortar y aborto legal para no morir. Queremos la despenalización del aborto», sostuvo Julia Domínguez.
La inauguración tuvo un capítulo para el caso de Evelia Murillo, la maestra asesinada el viernes pasado en la escuela albergue del paraje El Bobadal, a unos 60 kilómetros de Tartagal. «Queremos rendirle un homenaje, y en ella, a todas las víctimas de femicidio», señaló Julia Domínguez.
Las participantes apuntaron a la violencia de género como uno de los problemas que más preocupan y dejaron claro que las tres jornadas que compartirán en Salta serán la oportunidad para pedir soluciones concretas.