Rocío Girat: la angustia de estar otra vez cara a cara con su violador

Una historia que no se aleja y un dolor que vuelve día a día. Hoy se encontró con su padre violador acusado ahora de amenazas. Junto con su abogado Ariel Ciano hablaron de lo vivido y lo que esperan.

El suboficial de la Armada de contrainteligencia Marcelo Girat fue trasladado de la cárcel de Batán a Tribunales para ser juzgado por haber amenazado de muerte a su hija Rocío cuando terminó el debate oral y público en el que fue condenado por haberla violado durante cuatro años, incluso dentro de la Base Naval de Mar del Plata.

“Esperamos que los jueces contemplen las consecuencias de todas las sobrevivientes que pasamos una vejación tan grande, como ser violadas y ultrajadas, que se contemplen las amenazas”, dijo Rocío al llegar a Tribunales y esperar, junto a su abogado el precandidato a concejal por 1País Ariel Ciano, la resolución del Juzgado en lo Correccional Nº3.

Rocío aseguró que “esta persona” -en referencia a su padre- “sigue hostigando desde la cárcel a través de una página de Facebook. “Eso no está bueno y no me hace bien”, cuenta la joven, quien atraviesa una nueva crisis en miedo de su tratamiento para reponerse luego de los abusos que sufrió.

Rocío recordó como, luego de ser condenado por haberla violada, Marcelo Girat se levantó de sala, la señaló a su madre y a ella, le dijo que era una mentirosa y que las iba a matar. “En ese momento él se iba con arresto domiciliario, por esta cuestión hicimos público todo, porque él iba a estar en su casa y nosotras amenazadas de muerte”, contó.

“Quiero que siga condenado, que lo vuelvan a condenar porque se lo merece. Ninguna persona tiene derecho a hacer lo que hizo conmigo”, expresó Rocío y agregó: “Nunca se mostró arrepentido, es un perverso y un manipulador. Los violadores no se arrepienten. Esta persona va a salir en algún momento y lo va a volver a hacer, porque los violadores son reincidentes”.

Marcelo Girat está alojado en la Unidad Penal 15 de Batán, en el Pabellón para condenados por crímenes de Lesahumanidad. Allía, según Rocío, tiene “todos los privilegios, como internet“. Incluso, a través de redes sociales, intentó comunicarse más de una vez con ella.

“En este momento tengo miedo”, contó Rocío al salir de declarar y enseguida se corrigió: “Es necesario para todas las chicas enfrentar al violento. No hay que tenerle miedo”.

“Es muy difícil volver a ver a mi progenitor. Es muy duro volver a verlo sin esposas. La Justicia no es justa, pero por eso espero que sea condenado. No llegan muchos juicios por denuncias amenazas. Y somos muchísimas las personas que somos amenazadas”, expresó la joven, quien espera que su progenitor sea condenado ya que, considera que “si tuviera la posibilidad de matarme lo haría. Me violó cuatro años, no le temblaría el pulso para matarme”.

Quiero verlo esposado. Es una reparación para mí. Fue muy duro salir de ese lugar“, dijo finalmente Rocío Girat.

Una condena ejemplar

Ariel Ciano, como abogado de Rocío, adelantó que en la próxima audiencia le pedirá al Juzgado en lo Correccional Nº3 “una condena ejemplar” para Marcelo Girat.

“Quedó acreditada la amenaza en el momento en el que dictaban la sentencia. Quedó claro que les dijo que las iba a matar. Eso reavivó el temor de Rocío”, explicó Ciano y dijo que pedirá “una pena de efectivo cumpliemento, de 2 años de prisión y que ese monto se agregue a los 14 años por los que fue condenado por abuso sexual”.