Rosario Central, puntaje ideal y sorpresa del «Chacho» Coudet

Por José Luis Ponsico (*) Con plantel «modesto», sin experiencia Coudet conduce a Rosario Central puntero y con puntaje ideal. 

El popular «Chacho» resume: «Tengo por suerte un grupo bárbaro; juegan como viven: esto es, sacrificio, orden y atrevimiento. Es un gran momento para el club», dice Coudet, 40 años, ex campeón con River, en los´90.

Curiosamente, la nueva generación de entrenadores es liderada por ex futbolistas del tiempo de Coudet. Entre ellos, Marcelo Gallardo, Rodolfo Arruabarrena, Diego Cocca y Mauricio Pellegrino entre otros que se destacan.

Coudet basa la estrategia, todo indica, planteo «conservador» pero equipo «eficaz, a la hora de sorprender», dice el DT. de corazón «canalla». Su paso por Central, dos veces, «huella» indeleble. Para siempre.

«La hinchada de Central ya lo quería antes de todo esto; ahora lo idolatra», dice el presidente del club Raúl Broglia. «Todos
apoyan, ahora, a Coudet por su pasado y especialmente por
el presente», añade.

El esquema no es nada «generoso» si uno observa que Central
aplica en teoría un 4-1-4-1 dejando a Marco Ruben, libertad absoluta para «salir y entrar». El rubio ya hizo cinco goles.

El recambio generacional se produjo en cinco años. En orden antojadizo César Menotti «mánager», Independiente, Carlos Bilardo, «secretario técnico», selección; Carlos Bianchi, primero «mánager» luego DT. Boca por tercera vez. Carlos Griguol, con problemas de salud, dejaron de dirigir.

Ocuparon con Alfio Basile «centro de la escena» en cuatro décadas. Ganando o perdiendo. Más jóvenes Héctor Veira y Reinaldo Merlo, tampoco dirigen. En tanto, siguen Américo Gallego, Edgardo Bauza y Miguel Russo, entre los «senior»

Un segmento recorre otro «plano» con éxitos y caídas. Entre otros, Alejandro Sabella, Ricardo Gareca, Gerardo Martino, Marcelo Bielsa, Diego Simeone y Gustavo Costas.

El club Rosario Central, fundado en 1889, uno de los más antiguo,s no registra muchos antecedentes en la materia. «Cinco de cinco» dice Coudet. «No es poco», añade.

Nada es para siempre. Menos en la dirección técnica. Pero cuatro triunfos por la mínima diferencia y un quinto, «triunfazo» en Bahía Blanca hace feliz al pueblo «canalla». La «sorpresa» de Coudet.

(*) Columnista de la Agencia Télam