Rottemberg sigue anticipando récords y booms teatrales

Que el hombre derrocha optimismo no puede negarse. Pese a no haber acertado mucho en el último tiempo, el productor va ahora por Semana Santa y anuncia un boom para las salas de la ciudad.

El empresario teatral Carlos Rottemberg aseguró que para la Semana Santa se espera un “récord teatral histórico” en  Mar del Plata y adelantó que “no menos de 20.000 personas ocuparán sus butacas”.

“Récord teatral histórico se aguarda para la próxima Semana Santa en Mar del Plata, a partir de la inusual cartelera de espectáculos confirmados para ese período del año. Se estima -ya con los datos confirmados de preventa- que no menos de 20.000 personas ocuparán sus butacas”, expresó.

Está prevista la llegada de grandes obras durante Semana Santa. El exitoso espectáculo de Nico Vázquez, “Una semana nada más” (Neptuno), junto a Gimena Accardi y Benjamín Rojas regresa tras un verano en el que realizaron menos funciones de lo esperado.

A ellos se sumarán “Sex” (Lido) , la producción de José María Muscari con un elenco que encabezan Christian Sancho, Ginette Reynal y Valeria Archimó. Un espectáculo atrevido, sensual y con un despliegue coreográfico.

Además, “Drácula” (Radio City), con el elenco original que estrenó en la década de los ’90 regresa a Mar del Plata para realizar la despedida de una historia que abrió las puertas para los musicales en Argentina. Y llega junto a Pepe Cibrian Campoy y Angel Malher.

Desde la órbita oficial, el Auditorium propone como principal atracción el show de Susana Rinaldi en “Mar de Mi vida”, con entrada gratuita. Será a las 21 en la sala Astor Piazzolla. Realizará dos conciertos junto a una gran orquesta de músicos locales bajo la dirección del maestro Juan Carlos Cuacci.

También desde el escenario del Teatro Mar del Plata, regresará la obra “Dos locas de remate”, con Verónica Llinás y Soledad Silveyra.  Y en el escenario del Teatro Colón podrá verse “El Principito“, un espectáculo con una ambientación que realizó el plástico Milo Locket.

Fuente: La Capital