Rugby: historia repetida de muertes y graves lesiones


Por José Luis Ponsico (*) – la Fundación Unión Argentina de Rugby reunió más de 800 personas del deporte de la ovalada y recaudó fondos para los lesionados (graves) del deporte. 

José Luis Ponsico

Recientemente la Fundación Unión Argentina de Rugby, cena anual , reunió más de 800 personas del deporte de la ovalada, en un acontecimiento solidario: la entidad recaudó fondos para los lesionados (graves) del deporte que inventaron los ingleses en 1823.  Hoy, la cifra llega a 31. Tema muy poco difundido.

El caso de Jerónimo Bello, hace dos años y medio, rugbier de San Isidro Club, operado de urgencia no sobrevivió a la severa lesión en vértebras cervicales y su tragedia reavivó la polémica. El riesgo de quedar cuadripléjico, zona oscura del rugby y su intensidad. El roce, la violencia a veces.

Jerónimo Bello: no sobrevivió a las serias lesiones

Hace algo más de tres años también San Isidro, pero el CASI vivió otro drama: el joven Juan Gastaldi, Intermedia, contra Atlético del Rosario. Terminó internado en la Clínica Fleni de Belgrano. Estado reservado. Ambos no superaban los 21 años de edad. Hubo hechos de «muerte súbita» en el pasado.

Hace 10 años se conoció el deceso de Diego Serral, 39, Villa Carlos Paz, que recuerda otros casos. Las causas no fueron iguales. En el 2008 se supo la de Juan Cruz Migliore, 20 años, ex jugador de CUBA. Informe médico dictaminó «muerte por asfixia».

El árbitro Diego Pasman, testimonio por el fallecimiento de Migliore, puntualizó que en el partido «cinco adversarios se arrojaron sobre el chico y formaron virtual montaña humana», según versión periodística.

Diego Serral: el corazón le dijo basta al hooker cordobés

En Villa Carlos Paz, Serral jugó 60 minutos y se sintió mal en el partido de su equipo Carlos Paz contra La Tablada , fin de semana donde nada hacía prever el drama. 

Algo parecido ocurrió en´09 cuando el ingeniero Andrés López Astigarra, Club Almafuerte, segunda división, zona Sur padeció un síncope cardíaco después del partido. El extinto rugbier vivía en La Tablada. Fue encontrado sin vida, en su auto, luego del encuentro jugado en Lomas de Zamora

El caso Jerónimo Bello, antes Juan Gastaldi, reactualiza antiguo debate. En dos décadas el deporte de pelota ovalada arrojó saldo de 23 jugadores cuadripléjicos. En noviembre´08 Alvaro Costa del SIC. cardiopatía severa. Murió. Tenía 18 años.

Andrés López Astigarra,: un síncope en la cancha se llevó al jugador de Almafuerte

El tema atrajo distintas opiniones del mundo del rugby y sus protagonistas recogidas por Télam. La Unión Argentina de Rugby UAR tiene más de cien años. No hace mucho produjo una evaluación

Sobre algo más de 150 jugadores de rugby, avance del juego físico y roces en partidos y entrenamientos, cuadro promedio daba 47% lesiones menores; 40% lesiones moderadas y el resto «graves».

Hace siete años se conoció la lesión severa del joven Rodrigo Cortés, jugador del Club Curupaytí. Estuvo largamente internado y su cuadro médico permaneció en notorio silencio.

Las lesiones de la cuarta y quinta vértebras cervicales son irreversibles en todos los casos conocidos. Desde 1992 la Fundación Ayuda creada por el ex jugador Ignacio Rizzi.

La institución se ocupa de quienes sufren lesiones severas. Rizzi padeció la suya jugando en Francia, cuando apenas tenía 19 años. Hace un cuarto de siglo.

Ignacio Rizzi: su grave lesión lo llevó a trabajar por sus pares

Ex rugbiers, actualmente cuadripléjicos, solventados por la UAR. Unión Argentina de Rugby y el Instituto Fleni no quieren conceder entrevistas periodísticas, lo cuál es entendible.

El universo del rugby no es proclive a tratar un tema tan delicado como el de las lesiones graves en jugadores muy jóvenes.

Nicanor González del Solar, ex jugador de Los Pumas, en los´60 y periodista especializado desde hace cuatro décadas consultado por Télam hace una década por los casos anteriores sostuvo: «Recuerdo lo del chico Migliore obra de la fatalidad y por lo general las lesiones tienen que ver con circunstancias impensadas o imprevistas», dijo hace un tiempo.  

En Córdoba, antes del drama vivido por Diego Serral, una jueza produjo hace nueve años fallo condenatorio para un club de rugby y la liga cordobesa a partir de la lesión de Guillermo Bustamante Sierra, en el ´94. La magistrada Graciela Moreno de Ugarte dictó una sentencia contra la Unión de Rugby cordobesa y por extensión a la UAR.

En el caso Bustamante Sierra, jugador de rugby cordobés cuadripléjico hace 18 años, «derrumbe en scrum», dice el fallo.  En la Argentina existen más de 50 mil jugadores de rugby en todas las divisiones. El juego se practica en cien países.

Halley Appleby: una muerte que conmocionó al rugby australiano

Ignacio Fernández Madero, 66 años, ex preparador físico de Los Pumas adujo en el caso anterior «a imponderable en la muerte del pibe Migliore». En Australia hace cinco años falleció uno célebre Halley Appleby víctima del «tackle» que produjo seria lesión en la médula espinal. Tragedia.

Aunque sí sostuvo que «las lesiones cervicales es el riesgo que corre el rugby nuestro muy evolucionado, muy competitivo, situado entre los mejores del mundo», añadió.

En Mar del Plata, el abogado Jorge Cabarcos -ex dirigente de la Unión de Rugby de «La Feliz», directivo del Club Pueyrredón marplatense- opinó a partir de un caso conocido hace diez años en aquella ciudad. «El joven Pablo Fernández, ex Spórting, quedó cuadripléjico después de una «formación» en el juego. Ya pasaron nueve años» contó Cabarcos ex titular de asuntos legales en el Hospital Médico-Infantil en » La Feliz «, consultado por Libre Expresión

Todos hicieron especial hincapié en «la filosofía del deporte» donde miles de jugadores de rugby «lo viven con el interés de la amistad, divertirse, practicar el juego por el simple placer de hacerlo», coincidieron.

Juan Cruz Migliore tenía 20 años y apenas tres partidos en CUBA

Cabarcos, 76 años, jugó en los´60 y recordó el caso Horacio Adaro, ex jugador de San Fernando, lesionado gravemente en Mar del Plata. «En junio del ´68, Adaro sufrió fractura de las vértebras (cuarta y quinta) cervicales. El muchacho tenía 21 años y estudiaba medicina. Lo primero que dijo: “Pasame una llave por la espalda» evocó el dirigente.

«La clave del infortunado, si tenía o no sensibilidad en la zona afectada. Quedó cuadripléjico. En aquél equipo jugaba el remero García Yañez y lo de su compañero significó el primer caso conocido en Mar del Plata», puntualizó.

Todos están al tanto del riesgo de los lesionados y la vigencia de la Fundación de «la Amistad «, como la llaman. Otros sabios de la ovalada recordaron que hasta los´90 de «los 15 que entraban, diez eran normales»

«Hugo Porta -dijo Cabarcos- jugó 15 años y siendo uno de los mejores del mundo y corriendo riesgos, nunca se lesionó, salvo golpes y contusiones menores. Ahora, todo es distinto: existe un rugby de gigantes y pesados», añadió el abogado penalista marplatense.

Bustamante Sierra quedó cuadripléjico. La Corte responsabilizó a la UAR

El experimentado Nicanor González del Solar puntualizó que «la transformación que vivió el rugby en la evolución física de los jugadores actuales, todos verdaderos atletas, también condiciona el juego si se lo compara con nuestra época», señaló el célebre integrante de Los Pumas.

«Las lesiones han afectado en su mayoría a jugadores entre 17 y 21 años. «Los físicos no tan formados», indicó a su vez Madero.

La Argentina tiene más de 500 jugadores en el exterior y a 23 ex jugadores de rugby afectados por severas lesiones cervicales.

Además de Rizzi, ex Villenueve Sur-Lot, están Fernando Pantín Colombo (ex La Plata ), Francisco Maggio (SIC), Martín Piñeiro (Curupaytí), Martín Arregui, Rodrigo Erdozaín, Matías Cardozo, Aníbal Villegas, Juan Foa y Pablo Fernández, entre otros.

El propio Fernández Madero resumió a los consultados, diciendo que «lo que debe verse es que la filosofía de este deporte permite que miles lo hagan, en su mayoría, sin ningún beneficio de índole económico», afirmó.

«Y puedan disfrutar de la amistad y los buenos momentos, alejados de otros graves males de nuestra sociedad», concluyó el ex jugador de Los Pumas. El Mundial de Rugby a la vista tapa el lado oscuro del deporte que invoca zona de riesgos.

(*) Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión y Mundo Amateur