Se cierra el cerco para complicar y aislar a Montenegro

Por Adrián FreijoSe aceleran los tiempos de la pelea por el poder y el intendente queda en el medio de los tironeos. ¿Hay margen de equilibrio para zafar de una interna que no es suya?

Ya no es solamente la estrategia de obstrucción que debe soportar puertas adentro del municipio con un bloque opositor dispuesto a jugar todas las cartas para complicar la aprobación del presupuesto y trabar todo el tiempo posible medidas fundamentales para orientar la acción de gobierno.

Ni la nunca desmentida «orden de arriba» para generar un escenario de inestabilidad que vaya abonando el campo en el que se van a dirimir las elecciones de medio tiempo, escalón fundamental para intentar una vez más que General Pueyrredón tenga un gobierno peronista. O kirchnerista, ya que a ese signo responden todos los actores involucrados en la jugada.

Ya nadie puede ocultar que las últimas horas hablan por si solas de una escalada que tiene protagonistas, hechos y sobre todo preguntas con respuestas que, por obvias, no pueden engañar a nadie.

El ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni le solicitó a su par de Nación, Sabina Frederic, que retire de la Provincia las fuerzas federales y, al criticar el proyecto del comando conjunto de las fuerzas, afirmó que, ante la “escalada delictiva” que sufre la Provincia, sólo había obtenido como respuesta “burocracia”.

Mar del Plata, con un crecimiento preocupante de los delitos, será sin duda alguna uno de los centros más afectados en el caso de que semejante medida tenga andamiento. Como lo serán Bahía Blanca y La Plata, no por casualidad los otros dos grandes centros urbanos hoy en manos de Juntos por el Cambio.

Ocurre que Berni responde a Cristina Kirchner y el gobernador Axel Kicillof también, y por tanto es impensable que semejante pedido haya sido hecho sin el conocimiento y la aprobación de la ex presidente. ¿Quiere Cristina que se incendie un teritorio que en los hechos ha quedado bajo su dominio?, ¿qué ventaja podría encontrar en un territorio incendiado por el delito y a expensas de una fuerza de seguridad cuestionada, traspasada por la corrupción y a todas luces insuficiente para enfrentar a la delincuencia como es hoy la policía provincial?.

Tal vez la ajada teoría del foquismo, que sigue dando vuelta en la cabeza de algunos setentistas nostálgicos que suelen taladrar la cabeza de la ex mandataria, le haga pensar que si las ciudades más importantes de la provincia quedan libradas a la mano de Dios el electorado va a responsabilizar por ellos a los intendentes. O quizás se trate simplemente de generar un debate que ponga en agenda la poca injerencia estos tienen cuando de seguridad se trata. La vieja cuestión de las autonomías municipales que va contramano de la concepción centralista del poder que tiene el justicialismo y que Néstor y Cristina convirtieron en «la verdad 21».

En pocas horas Guillermo Montenegro tuvo que soportar en silencio la acusación de Kicillof de querer salirse del proyecto “Escuelas a la Obra”, al que sin embargo había adherido porcas horas antes en su reunión con la Directora de Cultura y Educación Agustina Vila. Prefirió no confrontar y se limitó a reflexionar, casi piadosamente, que “tal vez la ministra no llegó a comentarle el resultado de esa reunión“.

Pero a nadie escapa que las afirmaciones del gobernador fueron realizadas teniendo junto a él a Fernanda Raverta, que no podía desconocer que el tema ya estaba superado. ¿Es qué no se lo comentó a su jefe?, ¿tampoco lo hizo la ministra del área?. Difícil de creer…

Habrá que prepararse para más embates de este tipo. El kirchnerismo ha basado su fuerza -más cualitativa que cuantitativa, al menos en Mar del Plata- en verdades que él mismo construye a acepta como buenas. Eso que algunos llaman ingenuamente relato y es una estrategia que además le ha dado muy buenos resultados.

Para no terminar como el pato de la boda el jefe comunal deberá ajustar su estrategia, hacer equilibrios que solo serán posibles si sabe adelantarse a los acontecimientos y ajustar su propia organización que hoy no aparece con mucha solidez en la acción política.

Y sobre todo asumir sin disimulo la realidad: vienen por él y van a buscar llevárselo puesto.

Así son las reglas de juego en un país, y una provincia, en donde el poder es más importante que la política y el bienestar de la sociedad.

¿O porqué cree que estamos como estamos?.