Sin acuerdo: el municipio insiste con un bono para los municipales

El gobierno de Carlos Arroyo y el Sindicato de Trabajadores Municipales (STM) no encuentran la puerta de salida de un conflicto que ya parece interminable. Sigue la conciliación.

En la audiencia de este viernes en la sede local del Ministerio de Trabajo de la provincia, el Ejecutivo propuso pagar un bono de $ 5.000 por única vez con los salarios de enero, pero el gremio la rechazó de inmediato.

El desacuerdo surge sobre el fin de una semana que había empezado con mejores indicios. Sobre todo luego de la reunión del martes, en la que las partes acercaron posiciones.

El gobierno explicó que el bono se hubiese cobrado en los primeros días de febrero, sin tocar el 32% de recomposición salarial que ya hubo a lo largo de 2018. “A modo de ejemplo, en un sueldo de $ 50.000 implica un 10%, mientras que en un sueldo promedio de $ 25.000 implicaría un 20%”, explicó la administración.

El secretario de Gobierno, Alejandro Vicente, se mostró sorprendido por la rápida negativa del STM. “El gremio sorpresivamente consideró que no acepta la propuesta y la rechazó”, dijo, y enseguida insistió: “Causó asombro este rechazo. No pensábamos que el gremio iba a tener una negativa tan decidida sin siquiera consultarla (a los trabajadores en asamblea)”, lanzó.

Gilardi aseguró que el sindicato “rechazó de plano” el ofrecimiento. “No sirve el bono porque, al ser por única vez, no cubre la inflación. Además, no da un porcentaje para todas las categorías por igual”, argumentó.

Para Gilardi, la propuesta implica aceptar solo el 32% de aumento ya otorgado por el Ejecutivo. “Terminaríamos 15,6% debajo de la inflación”, afirmó en alusión a la inflación anual de 2018 que difundió esta semana el Indec.

La audiencia pasó a un cuarto intermedio hasta el martes a las 19.30. “Hay que mejorar la propuesta. Espero que demuestren la voluntad que no han demostrado hasta el momento de querer solucionar el conflicto”, azuzó el secretario general del STM. Y deslizó que “si la situación sigue así” cuando culmine la conciliación obligatoria a los trabajadores no les quedará otra alternativa que volver a las medidas de fuerza.