Sin fondos el Nación suspende plan de descuentos

El presidente de la entidad había resuelto copiar los supermiércoles de Vidal pero los funcionarios de carrera se negaron a implementarlos por falta de recursos. Delicada situación del banco.

Los descuentos del Banco Nación del 50% en supermercados deberán esperar. Una fuerte discusión interna frenó su lanzamiento porque no hay fondos con los que financiar el programa tal y como lo habían diseñado el gerente general, Juan José Fragati, y el subgerente de banca comercial Martín Rayib con dos miércoles al mes con descuentos.

«Por el momento no hay nada aprobado», aseguran en la institución al tiempo que continúan negociando con los funcionarios de línea para sostener el descuento del 50% con tope de $1.500 por persona por mes aunque sea un solo miércoles por mes.

El punto es que no hay recursos para afrontar ese programa. Con 9,8 millones de clientes y un beneficio promedio de $1000 por cliente, el banco tendría que hacerse cargo de un desembolso de casi $6.000 millones por mes durante los próximos 3 meses.

Es que  el BNA deberá poner 60 centavos por cada peso de descuento y los supermercados aportarán los 40 centavos restantes.

El número de clientes es clave a la hora de cuantificar el costo de la medida por la que presiona la Casa Rosada. El banco Ciudad, que hoy lanzó una medida similar, tiene menos de 800 mil clientes y puso topes de $500 y $1000 mensuales sobre descuentos del 50% en ferias y 25% en supermercados para acotar el costo del programa de aliento al consumo a los $1.800 millones hasta fin de año.

Fuentes bancarias explicaron que la situación del presidente del Banco Nación, Javier González Fraga, es complicada porque entre abril y junio su banco perdió casi $3.000 millones. Esto -a diferencia del presidente del banco Ciudad que negocia con Horacio Larreta la forma de comprometer ganancias ya realizadas-, lo deja a Fraga sin posibilidad de maniobrar como le piden desde el Ejecutivo Nacional dentro de los márgenes de la normativa de la institución. Y por eso los funcionarios de línea se resisten a implementar la medida.