Soldado que huye…sirve para ligar algún carguito

Sergio Uribarri -a pesar de la fortuna gastada en nuestra ciudad para montar la «playa publicitaria» en el norte- resolvió bajar su candidatura presidencial. Sólo quedan las escuálidas palmeras.

El gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, fue el primero de los precandidatos en responder al reclamo de la presidenta Cristina Kirchner y resolvió este martes resignar sus aspiraciones presidenciales. La semana pasada la mandataria había pedido desde la ciudad de Resistencia, Chaco, «un baño de humildad» a los numerosos precandidatos del kirchnerismo a la presidencia y la gobernación de la provincia de Buenos Aires.
Tras el pedido presidencial se llevó a cabo el Congreso Nacional Extraordinario del PJ en el que se resolvió conformar frentes electorales de cara a las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) y en el que la cantidad de precandidatos fue el tema excluyente de las discusiones entre los dirigentes peronistas.

De allí salió «el número mágico» que vería con buenos ojos la mandataria: sólo dos precandidatos presidenciales y a lo sumo, hasta tres a la gobernación bonaerense.

Urribarri es así el primero en bajarse de la carrera por la Rosada desde el reclamo de Cristina. Quedan en carrera Daniel Scioli, Florencio Randazzo, Agustín Rossi y Jorge Taiana. En tanto en provincia hay cerca de una docena de precandidatos: Diego Bossio, Julián Domínguez, Aníbal Fernández, Fernando Espinoza, Gabriel Mariotto, Juan Patricio Mussi, Martín Insaurralde, Martín Sabbatella, Fernando «Chino» Navarro y Santiago Montoya, entre otros.

Se espera que en las próximas horas los precandidatos que «no miden» comiencen a bajarse de la carrera.