Stiuso: «Milani y Pocino son los autores de la muerte de Nisman»

Stiuso no piensa por ahora volver al país, niega una reconciliación con el gobierno, cree que lo canjearon por la causa Hotesur y confiesa haber estado reunido con Scioli.

Jaime Stiuso está acostumbrado a organizar operaciones secretas para torcer la realidad o sembrar apariencias. pero ahora siente que es víctima de una maniobra similar y sólo habla con su mujer, su abogado o con Sandra Arroyo Salgado.

Pero sabe que es muy difícil manejar la realidad a control remoto y como dice el portal Letra P en su edición de hoy «está convencido de que las hostilidades contra él no se detendrán y menos aún desde que quien fuera su némesis en la SIDE, Fernando Pocino, está en el máximo de su poder al punto que, desliza, es probable que en breve sea designado director de operaciones».

Para el espía, fue Milani quien organizó el operativo que terminó con la vida del fiscal.

Para el espía, fue Milani quien organizó el operativo que terminó con la vida del fiscal.

Sabe que el gobierno acercó al nuevo súper espía con el general César Milani y asegura que entre ambos pergeñaron la operación que terminó con la muerte del fiscal.

Señala al general César Milani y abona la teoría de que en la noche fatídica del 18 de enero Nisman recibió una visita inesperada de unos emisarios que buscaban amedrentarlo pero que la situación se salió de control con el final ya conocido.

En el mismo sendero el espía señala la inmovilidad del caso Hotesur, que en diciembre se decía que llevaría a Máximo Kirchner a los tribunales. El caso lo tiene Claudio Bonadio pero por ahora nada sucede. Bonadio siempre fue el juez más enemistado a Stiusso y el espía encuentra lugares comunes entre el avance de las causas en su contra por supuesto enriquecimiento ilícito y el silencio del caso Hotesur.

A Stiuso lo desvela la causa por la denuncia de Vera. Dice que Bergoglio está tras la misma.

A Stiuso lo desvela la causa por la denuncia de Vera. Dice que Bergoglio está tras la misma.

«Ya avisó que pasará una larga temporada antes de que vuelva al país. Desde el exterior monitorea el avance de la causa que instruye Sebastián Casanello y que impulsa Gustavo Vera, o sea, Jorge Bergoglio. Sus cuestiones en el país corren por cuenta de Daniel Salinardi, histórico hombre de suyo de la SIDE (también acusado por Vera) y que por el momento se dedica a revolotear entre los tres candidatos con más chances a la presidencia» dice la revista.

Cuenta de hecho que fue Salinardi el que organizó en noviembre la cumbre secreta entre Stiusso y Daniel Scioli. Fue un encuentro a puertas cerradas en una oficina del Banco Provincia en la Avenida Callao. Solo ellos dos saben de qué hablaron. Por ahora Stiusso se lo reserva