Sueldos municipales: la necesidad de poner las cosas en claro

Por Adrián FreijoMientras en las últimas horas se conoció que los salarios del mes de mayo se liquidaban sin recorte alguno el Secretario de Gobierno volvió a agitar el tema.

Hace algunas semanas corrió la versión de que el Ejecutivo municipal analizaba un recorte del 10% en los salarios de los trabajadores municipales. “Es momento de empujar todos juntos para el mismo lado y ser solidarios frente a este escenario que nadie esperaba que ocurriera. Es la misma solidaridad de la que hablamos cuando le pedimos a aquellos vecinos que pueden pagar las tasas, que lo hagan”, señaló Santiago Bonifatti, Secretario de Gobierno local.

El intendente municipal Guillermo Montenegro le bajó el tono a las declaraciones de su funcionario y planteó un escenario de diálogo con el sindicato al afirmar que “dialogaremos para llegar a la mejor decisión sabiendo que la austeridad en medio de una pandemia es el camino a transitar”, dijo el jefe comunal. “No es una decisión arbitraria sino que tenemos que empujar para el mismo lado”, agregó.

Desde el STM, pese a la pública negativa a aceptar cualquier tipo de recorte, la postura fue de prudencia y en todo momento se evitó alimentar el conflicto. Hubo comprensión acerca de que la cuestión requería calma y negociación para resolverse en beneficio de sus afiliados. Prefirieron ignorar la postura de Bonifatti y creer en la vocación dialoguista del intendente…al menos hasta saber de que se trataba realmente.

Conocida la posición del gremio, contraria a cualquier poda al ingreso de sus trabajadores, desde el propio municipio se hizo saber que los sueldos de mayo estaban siendo liquidados en su totalidad y sin quita de ningún tipo. Pareció entonces que las aguas se calmaban y que desde el gobierno local surgía un reconocimiento al trabajo que sus empleados vienen realizando en este tiempo de crisis y que los coloca en la primera línea de riesgo en áreas tan sensibles como la salud, la seguridad, el control y el trabajo sanitario.

Sin embargo en las últimas horas el propio Bonifatti volvió a insistir en el tema al sostener que «con el Sindicato de Municipales tenemos una relación fluida. Lo que sí podemos decir es que no podemos descartar que se recorten los sueldos» afirmó, generando la lógica incertidumbre entre quienes esperan ver depositados sus salarios en las próximas horas.

El propio funcionario reconoció que para afrontar esta obligación el municipio requiere de un desembolso extraordinario de parte del gobierno provincial. «Hay unos $45 millones de pesos que tienen que llegar para poder hacer frente al pago de los salarios. Con ese momento, más la utilización de fondos afectados, podremos cumplir con los sueldos del mes de mayo», remarcó Bonifatti.

Todo entra entonces en un verdadero tembladeral y nadie tiene en claro que será lo que en definitiva se resolverá.

Como telón de fondo algunas cuestiones políticas que no pueden soslayarse. Desde La Plata se informó que la provincia girará a los municipios del conurbano los fondos necesarios para hacer frente a sus compromisos salariales, lo que lleva a preguntar si habrá un criterio selectivo de acuerdo al color político. ¿Porqué para jurisdicciones del mismo signo que el gobierno provincial una política y otra diferente para aquellos que, como Mar del Plata, están administrados por representantes de otra fuerza?.

Mientras esto se dilucida sería bueno que las autoridades locales unificaran su discurso: no es la primera vez que el Secretario de Gobierno avanza en declaraciones públicas que luego deben ser moderadas o desmentidas por el propio Montenegro o por otros integrantes del su gabinete. Y ello suele generar tensiones, hacia adentro del gobierno y hacia afuera de él, que poco ayudan en momentos tan sensibles como los que estamos viviendo.

Máxime cuando en el medio se encuentra una cuestión tan delicada como es el salario de quienes, pese a todo lo que está pasando, cumplen con su trabajo y con su responsabilidad comunitaria. Son tiempos en los que la claridad se convierte en un valor agregado ciertamente necesario.

Ojalá todos lo entiendan…