Tarifas: se acabó el tiempo de seducción y ahora hay que pagar

Mientras el gobierno buscaba votos congeló las tarifas de combustibles y servicios. Terminada la elección los incrementos acumulados caen todos juntos sobre la espalda de los consumidores.

Días atrás el gobierno bonaerense autorizó un aumento de alrededor del 25% en las tarifas de electricidad. La suba fue aprobada el 28 de octubre, un día después de la derrota electoral de María Eugenia Vidal frente a Axel Kicillof. El gobernador electo, en su primer encuentro con la mandataria saliente, le pidió que diera marcha atrás con este incremento.

Se trata de un aumento que estaba previsto para este año pero que se fue posponiendo debido a la crisis económica general. Sin embargo, ya fue acordado con las empresas.

El incremento regirá desde el 1 de enero de 2020, cuando los usuarios residenciales pagarán $3,53 el kilowatt hora, contra los $3,20 que se pagan actualmente, mientras que los cargos fijos se aumentarán más de 40% para ubicarse en $121,26 para usuarios residenciales.

En cuanto al gas, en octubre debería haberse aplicado un nuevo aumento, pero por el mismo motivo que la luz se decidió postergarlo. En los próximos días debería definirse el cuadro tarifario.

Por lo pronto, la tarifa no aumenta desde abril, pero “habrá que actualizarlo por la inflación y el dólar: en abril el dólar estaba 42 pesos. Al hacer el cálculo con un dólar a 60, más la inflación de abril a noviembre, se acumula un aumento de casi el 60%”, indicó Procelli y recordó que “en verano se sentirá el aumento acumulado” que no se pagó durante el invierno. “Será un fin de año muy complicado”, anticipó.

En tanto, los combustibles aumentaron el viernes un 5%, lo que llevó el valor del litro de nafta Premium en Mar del Plata a casi 60 pesos, mientras que la nafta súper pasó los 52 pesos y el diésel superó la línea de los 47 pesos.

El próximo 14 de noviembre vence el congelamiento de combustibles acordado por 90 días entre el gobierno y las petroleras, pero el precio del litro ya tuvo un aumento del 5%. Y de allí en adelante, se esperan importantes subas. En ese sentido, desde las entidades que defienden a los consumidores advirtieron que “hay casi un 15% atrasado” en los valores de las naftas. “Hay un atraso en el costo del barril de petróleo y también en la relación dólar-peso”, indicaron desde Consumidores Argentinos.