Tasas municipales: explicando lo inexplicable

“La aprobación de la Ordenanza se hizo un año después del envío y eso genera una cantidad de inconvenientes operativos que ni los concejales ni la gente los sabe”, explicó Mariano Correa.

La Municipalidad de General Pueyrredon, a través del titular de ARM, Mariano Correa, explicó los alcances de la valuación fiscal en la TSU. En este sentido, el funcionario explicó:  “El problema fundamental aquí es que la aprobación de la Ordenanza se hizo un año después del envío al Concejo y eso genera una cantidad de inconvenientes operativos que ni los concejales ni la gente los sabe, pero en la administración se trata de hacer el mejor trabajo posible para que sea de una manera más ordenada”, señaló.

En este sentido, Correa explicó que “este año la ordenanza prevé que tomemos la valuación fiscal de ARBA del año pasado, ARBA es la autoridad de aplicación de la ley de catastro y tiene que efectuar un revalúo de toda la propiedad inmueble de la Provincia como mínimo cada 10 años. Por cuestiones políticas, ARBA venía demorado en esta tarea y lo hizo a partir del 2018, nosotros ya teníamos la tasa estructurada con la valuación anterior, de manera que la incorporamos recién a partir de 2019. Y el hecho de tomar esas valuaciones, que en promedio crecieron un 800% en Mar del Plata hizo que adaptáramos la tasa a esa realidad, nosotros bajamos todas las alícuotas, subimos los topes de categoría 8 veces para tratar de que el impacto de las nuevas valuaciones sea lo más inocuos posible” y ejemplificó: “que un contribuyente que tenía un inmueble de categoría 5, cuando pasa la nueva valuación siga teniendo categoría 5, entonces los parámetros mantienen una razonabilidad con lo que se venía liquidando anteriormente y es lo que ha sucedido con la gran mayoría de las 430.000 cuentas de catastro que tenemos en General Pueyrredon”.

Seguidamente, Mariano Correa aclaró: “Hay si algunas divergencias por diversos motivos, hasta los que me han trasladado tanto de la Defensoría del Pueblo como vecinos en particular, hemos visto han sido problemas de información de los propios contribuyentes que tenían diferencias de metros declarados en ARBA y acá, entonces estaban con una valuación que no era la real. Nosotros apuntamos la valuación al valor que corresponde y eso por ahí genera en algunos casos un salto que es a primera vista exorbitante, y en realidad lo que ha sucedido es que ese vecino venia pagando mal con anterioridad, entonces el ajuste ahora le parece bastante mayor pero en realidad debería haber sido así”.

Por otro lado, el titular de ARM aclaró que “menos del 5% de los contribuyentes están en esta situación. Nosotros hemos detectado errores pero son de inconsistencias catastrales y es una cantidad menor de cuentas y se trabajan una por una. Cuando hacemos el cruce y vemos esas inconsistencias directamente no las emitimos para no generar inconveniente al vecino, pero son errores que liquidarían la tasa en menos, o sea que no tenemos errores por haber enviado tasa demás a las boletas de los vecinos. Nos cuidamos justamente en el procedimiento para evitar este tipo de reclamos que indudablemente siempre suceden porque 430.000 cuentas es un universo bastante grande y si lo duplicas, porque la misma realidad que debería ser un espejo en ARBA no termina siendo igual, porque hay veces que los contribuyentes subdividen una propiedad en ARBA y no declaran la misma en el municipio, o que inician una obra de construcción, presentan planos en la Municipalidad y nunca declaran esos metros en ARBA, entonces esas cosas generan un poco de suciedad en la base de datos y el personal de catastro está abocado todos los días a corregir inconsistencias que es una tarea engorrosa porque es manual y se hace en la medida en que los recursos humanos nos lo permiten”, concluyó.