Tinelli: entró al barro de la política con alto costo para San Lorenzo

Por José Luis Ponsico (*)Marcelo Tinelli desde sus orígenes, periodista deportivo, nunca rehusó la política. Simpático, con el carisma y la audiencia propia de los jóvenes.

José L. Ponsico

Primera observación: Marcelo Tinelli desde sus orígenes, periodista deportivo, nunca rehusó la política. Desde el comienzo, Radio Rivadavia, años 80. Luego en televisión con Alberto Badía. Chico del Interior, simpático, con el carisma y la audencia propia de los jóvenes.

Más tarde, ciclos para público juvenil, horario de medianoche. Sin olvidar hace dos décadas cuando incursionó de “inversor privado” en el club Badajoz, de la segunda división española.
Siempre supo de qué se trataba escalar al Poder. El que sea.
No siempre los objetivos se cumplieron. La fama televisiva la “construyó” con buenas y malas

El cuestionado corte de prensas ìntimas

Desde lo ético, cortar “prendas íntimas” de bellas modelos en pantalla, no lo ayudó demasiado. La proyección de una imagen “de tipo vivo, hábil, simpático” a veces se iba a la banquina.

Tampoco en los 90 con la cámara indiscreta. Y algunas bromas pesadas a distraídas personas. Transeúntes que “caían” en el ridículo para “el club de Tinelli”. Con abonados a la risa fácil. Al
humor que suponía “la chanza”. La “cargada”. Tiempo donde contrajo dos matrimonios
Cualquier psicólogo sostiene que una “broma pesada” lleva la carga de “una agresión” al que la soporta. Tinelli con una década en la televisión y 15 años de periodismo siempre supo que “hacer bailar” a un grupo de “enanos” proyectaba hilaridad, pero también un castigo. El tiempo.

Desembarco a lo grande de la mano de Ramón Díaz

En el 2008 con otro grupo inversor “se metió” en San Lorenzo. Llegaron varios notables. Desde el “Cabezón” Andrés D´Alessandro, el goleador Gonzalo Bergessio, el zurdo Diego Placente, el “Indiecito” Santiago Solari. Ya estaba Ezequiel Lavezzi. Y un DT ganador: Ramón Díaz

San Lorenzo había ganador el Torneo Clausura 07 cuando Boca festejaba por la Copa Libertadores, el “Pelado” Díaz le daba alegría a Boedo y parte del centro porteño. Tinelli vió la oportunidad: la Copa 08. La ganó Liga Universitaria de Ecuador con Edgardo Bauza.
Marcelo tendría revancha en San Lorenzo. Con su amigo Matías Lammens luego de los ciclos de Savino y Abdo, volvió a poner el pié en la dirigencia. En tres años llegaron títulos. Curiosamente con el “Patón” Bauza.

La AFA lo puso de cara a la realidad

De ahí, a la AFA parecía todo fácil para el famoso conductor de grupos de bailarinas, coristas y jurado de gente famosa. Algunas participantes sin haber bailado nunca en lugares reconocidos

La AFA del final de Julio Grondona produjo sorpresas.
El grondonismo que lideró el dirigente Luis Segura de Argentinos Jrs. “chocó la calesita” de <don Julio<estuvo girando desde 1979 hasta el 2014. Tinelli quedó atrapado por la sucesión y la astucia de dirigentes del Ascenso. Encabezados por el ignoto Claudio “Chiqui” Tapia.

Tapia, Moyano y Angelici “cocinaron a fuego lento” al conductor.

Se adueñó de los votos de los clubes “chicos” y cuando vió la oportunidad, entre su suegro, Hugo Moyano y la ambición de Daniel Angelici, construyó un Poder que sorprendió a Tinelli, a Rodolfo D´Onofrio, Juan Sebastián Verón, quiénes no vieron lo que llegaba desde abajo.

Marcelo quedó afectado. En el tiempo -votación fallida, 38 a 38 fines 2015- hubo dos o más pedidos de licencia. Suyos. Uno en AFA cuando lo “confinaron” Secretario de Selecciones el cargo que hoy ocupa César Menotti. O cuando se dedicó a armar el básquetbol de su club.
En San Lorenzo, Lammens ocupó casi todo el espacio en tanto Tinelli padecía otro error de cálculo: se asoció al empresario kirchnerista Cristóbal López, “zar del juego” -lugar que
ahora ocupa el “Tano” Angelici- por los tragamonedas y los bingos.

Con el kirchnerismo inauguró lujosa sala en Bolívar

Tinelli tuvo gestos hacia Bolívar, ciudad bonaerense donde nació en albores del 60.  En pleno ciclo kirchnerista, créditos especiales -en la reinauguración de un cine céntrico en primera fila estaba sentado Julio De Vido- parte del coqueteo con el gobierno de Cristina.

Sin embargo, su ciclo tuvo a los tres precandidatos en 2015: en la misma noche estuvieron el ingeniero Mauricio Macri, el ex motonáutico Daniel Scioli y el ex jefe de gabinete, intendente
de Tigre, Sergio Massa. Entretanto, llegaba otro matrimonio con la ex de su amigo Ortega
Pasaron cuatro años, mientras “su” San Lorenzo se debate en los últimos puestos. Donde un histórico del club de Boedo, el “Pampa” Claudio Biaggio -en su interinato el equipo obtuvo 50 puntos- resultó “echado” y en cien días con Jorge Almirón batieron un récord.

¿Fin del amor?: la crisis del Santo enfrió la relación con Matías Lammens.

El conjunto “azulgrana” estuvo 15 partidos sin ganar. La relación Tinelli-Lammens se enfrió. Cuando San Lorenzo e Independiente empataron un sábado al sol en el Nuevo Gasómetro hubo un episodio que no pasó inadvertido.

Matías Lammens llegó temprano a la platea. Rodeado de miembros de la comisión directiva y ex glorias del club de Boedo. Tinelli lo hizo con el clásico ya iniciado y se ubicó en un costado de la platea oficial ¿ ?.
De repente hizo dos movimientos: a fines del año pasado una visita “guiada” a la residencia Presidencial. Estuvo con el jefe del Ejecutivo, Mauricio Macri, que hace poco lo recordó con detalles en una entrevista televisiva
El otro, más cercano en el tiempo: un almuerzo con el pre candidato, ex ministro de Economía Roberto Lavagna -hincha de Independiente; por lo tanto no parecía que se reunían para hablar de la crisis de San Lorenzo- al que llenó de elogios.

Tinelli y Lavagna: directo al corazón del macrismo

Antes, Tinelli, en medio de la crisis económica y por twiter lanzó: “Macri y Cristina tienen el boleto picado”. Los destinatarios no ahorraron críticas. El ingeniero ex presidente de Boca se lo comentó al periodista y amigo suyo, Luis Majul. Cristina en privado parece que lo tildó “imbécil”.

El “barro” de la política vernácula no se hizo esperar: San Lorenzo cayó en desgracia no sólo en la cancha donde no ganaba ni siquiera cuando dominaba el juego, la Superliga le descuenta seis puntos por un incumplimiento en cuestiones de declaraciones juradas con contratos.

Sanción a San Lorenzo: ¿devolución y venganza?

Enseguida se habló de “revancha política”: el Poder se habría ensañado con el club deTinelli según el fanatizado “mundo sanlorencista”. Llega la apelación y varias movilizaciones de hinchas que piden que no le descuenten los puntos al club. Ahora, en el último puesto.

Tinelli desde “el barro de la política” ahora conoce una prédica de Santa Rita “la que te da y te quita”
Final abierto
(*) Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión y Mundo Amateur