Trabajar en Qatar: la experiencia en primera persona de una argentina en Doha

Tras la impactante oferta de puestos de trabajo en un destino tan exótico como Medio Oriente, Radio Brisas se contactó con María Belén Hermina, Senior Consultant de la empresa PHRS, de donde surgió esta posibilidad que tuvo tanta repercusión.

Belén es de Olavarría, estudió en la Universidad de Mar del Plata donde se recibió de Contadora Pública. Cuando todavía no había terminado su carrera universitaria, a su pareja (el preparador físico Pablo Gianelli), lo llamaron para trabajar en Doha: “Lo pensamos, dijimos que si, y él a las dos semanas estaba viajando. Yo estaba terminando de estudiar, así que termine la carrera y después me vine, no estaba planeado, y ya vamos por el quinto año”.

Cuenta además que el estilo de vida es diferente, que se han malacostumbrado al nivel de seguridad de Doha, que es un contraste muy grande cuando vuelven, que tienen que estar muy alerta, con miedo.

Cómo vive una mujer en Doha

“La verdad es que se puede hacer todo, siendo mujer, no hay ninguna limitación. Te tratan súper bien, pero hay ciertos lugares que hay que cubrirse los hombros y las rodillas, pero no con la túnica negra que se ve en las imágenes, con un jean o una remerita mangas cortas. Es lo más chocante al principio, pero para mí es un detalle, es más que nada para respetar una cultura”, señala.

Como jugadora de voley, Belén Hermina cuenta que no abandonó su pasión por el deporte en Qatar, que en los partidos del equipo donde trabaja su compañero fue generando contactos de mujeres que también jugaban y ahora compite en una liga local donde participan en su gran mayoría mujeres filipinas. “En el equipo hay jugadoras de más de 10 países distintos, es muy enriquecedor”.

Cómo se sobrelleva el calor

“Uno medio que se acostumbra a las temperaturas, se hacen muchas actividades de noche ya que el día es muy pesado y los planes son en su gran mayoría adentro, en shoppings o lugares cerrados, donde te tenés que llevar abrigo por el aire acondicionado”, cuenta.

Sin embargo dice que eso es solo en junio, julio y agosto (verano en Qatar) y que después el clima es lindo.

Las repercusiones de ser sede de un mundial de futbol

“Está todo super revolucionado, construyeron hoteles, los estadios son nuevos. Construyeron una ciudad nueva, que se llama Lusail, que cuando nosotros llegamos era arena y hoy hay edificios, una costanera hermosa y es donde se va a hacer la inauguración y clausura del mundial. Es increíble como en menos de 4 años prepararon el país para recibir a los turistas que vengan”.

Con respecto a si la pandemia modificó los planes del Mundial, Hermina cuenta que no, que Qatar preparó un protocolo que hoy usa en sus habitantes de vacunación masiva (más de la mitad de la población está inoculada) y una app de control obligatoria, con un QR que cambia de color en caso de haber sido contacto estrecho o bien ser positivo de Covid. Esa aplicación ya está en pleno uso en el país y es obligatorio tenerla para ingresar a lugares públicos cerrados.

La idea de volver

“Siempre está la idea de volver, se extraña un montón. Estamos bien, la calidad de vida es buena. Tenemos un grupo de argentinos que son familia. Hemos buscado irnos a otro destino, pero seguimos eligiendo Doha”, confiesa María Belén.

La oportunidad para argentinos y su reflexión sobre los aplicantes marplatenses

“Entraron muchísimos perfiles, muchos marplatenses. Unos 2.000 CVs. Estamos súper contentos en PHRS, hay gente muy preparada. Los candidatos son súper agradecidos y es una alegría enorme. Más allá que nosotros seamos una empresa, saber que le dimos una oportunidad a una persona a viajar y comenzar su carrera es impagable”.

Si bien son 50 las vacantes para este año que se tienen que cubrir de manera inminente, para el año que viene serán entre 500 y 800 y recomienda que en caso de no saber inglés (requisito excluyente y fundamental), que se preparen aquellos que desean tener la oportunidad, porque si no quedan ahora, el año que viene tienen otra oportunidad.