Treinta años después los radicales vuelven a sacar la sortija

Por Adrián FreijoEl  peronismo tuvo al Tío Cámpora y para algunos eso es hoy muy rentable. Los radicales marplatenses tuvieron su tíovivo y parece que sigue siendo un buen negocio.

No hay caso…Alem o Yrigoyen deben haber tenido de chicos serios problemas con la sortija porque sus seguidores -al menos los locales- han hecho de los negocios con calesitas un clásico de tres décadas.

En nuestra nota anterior decíamos textualmente: «No hace tantos años en Mar del Plata hubo quien, al amparo de supuestas organizaciones sin fines de lucro que decían ayudar a instituciones locales, pretendió apropiarse de las plazas públicas en beneficio propio».

Dijimos también que lo ocurrido con la construcción de una parque de diveriones en la Avda. Juan B. Justo, sin trámite ni autorización alguna, solo podía estas fundamentado en dos cuestiones y en ninguna más:

1- Un grosero acto de corrupción;

2- El convencimiento generalizado que a una gestión signada por la ineficacia se le puede pasar una manada de elefantes delante de la nariz que nadie nadie se va a dar cuenta.

El lector avezado, que conoce el peso de la ironía como ruta hacia la verdad y además la escasez de elefantes en la región, no tardó nota en darse cuenta que estábamos frente a un inocultable hecho de corrupción del que seguramente deberán dar cuenta en no mucho tiempo los involucrados. Porque a la indignidad le sumaron -al mejor estilo del gobierno al que decían combatir- una torpeza digna de principiantes o groseros angurrientos.

Así todo lo expresado por el municipio a través de un comunicado es de una mendacidad tan grosera como inexcusable, propia de una administración que solo ha demostrado su desprecio por la inteligencia de la gente con sus planes secretos, sus procedimientos efectistas y sus constantes mentiras e improvisaciones.

En primer lugar porque todo lo que allí se afirma se da de patadas con lo que el municipio dijo primero, los propietarios declararon después y las autoridades sostienen ahora. Un verdadero escracho de mentiras, medias palabras y «malos entendidos» que solo sirven para corroborar las peores sospechas.

Y tan es así que siguiendo el dicho campero que afirma que «si querés que aparezca el dueño, pegale al chancho» nosotros hicimos lo mismo…y el dueño apareció.

Porque Federico Amado, el empresario que ahora decide dar la cara y hacerse cargo del emprendimiento…¡¡¡es el mismo del que hablábamos al contar sus andadas hace treinta años !!!.

Si querido lector…tres décadas después el hombre vuelve a poner la sortija al alcance de los niños...y los imberbes radicales vuelven a agarrarla pletóricos de alegría por la cantidad de «vueltas gratis» que se aseguran.

Y no hay expediente presentado en tiempo y forma -la fecha del 30 de noviembre es una pre-data tan grosera que los empleados municipales que fueron presionados para aceptar el ingreso del irregular trámite ya «se limpiaron la cola» pasando toda la información a quien corresponde- no hay ni un borrador presentado para justificar el uso de suelo y lo que es más grave no le pidieron al presentante que justifique su derecho al uso sobre la manzana en cuestión, lo que para cualquier mortal -usted o yo- es el abracadabra de cualquier habilitación. De no ser así cualquiera de nosotros podría iniciar la habilitación de un restaurante o un gimnasio en la mismísima Catedral.

Tan torpe es la maniobra -de aquellas a las que les cuesta encontrar socio que se arriesgue a quedar pegado (el Sr. Amado representó por entonces la caída de un Secretario de Turismo -que se creía todopoderoso- y uno de Gobierno, por cometer la estupidez de ponerle el gancho a un expediente impresentable) que los pícaros seguidores del viejo tronco radical pretendieron enderezar el galimatías de esos dispersos e insuficientes papeles presentados llevándolos hacia sus propios escritorios, afirmando en su dictámen que:  “Se considera uso codificado sujeto a estudio aquella actividad codificada y así consignada cuyas características específicas hacen necesaria su consideración y evaluación por parte del organismo técnico (1) pertinente, de acuerdo a las premisas de ordenamiento respecto de su admisión y eventual condicionamiento, y serán objeto de proposición del Departamento Ejecutivo (2) para su resolución por parte del Honorable Concejo Deliberante.”

(1) y (2) casualmente …son dos funcionarios de pura prosapia radical. Y habría que agregar un (3) para encontrarnos con otro buen boina blanca que será el encargado del informe Legal y Técnico y cuyo padre fue, hace treinta años,…¡¡¡el abogado de Amado!!!.

¿Es qué es tan chica Mar del Plata como para que todos se sigan chocando entre ellos luego de tanto tiempo?, ¿o es que todavía «rueda la calesita de la esquinita sombría» y esa esquina es la de Luro e Hipóliti Yrigoyen?.

Treinta años después el correligionario Carancanfún, vuelve a bailar.