Tristeza não tem fim: una lágrima por el Chapecoense

En aquella tragedia fallecieron 19  jugadores del equipo brasileño; al cumplirse el tercer aniversario el cuadro carioca sufrió un nuevo golpe al descender a la Serie B.

Un recuerdo aciago. Hoy se cumplen tres años del trágico accidente aéreo que acabó con la vida de la mayoría de la plantilla del equipo de fútbol brasileño Chapecoense, que debía disputar una final sudamericana. Para el colmo, el triste recuerdo coincide con otra mala noticia: el cuadro carioca sufrió este miércoles un nuevo golpe al descender a la Serie B.

Para los hinchas de este club, el 28 de noviembre de 2016 quedó marcado en sus vidas. Ese día, el avión de la empresa boliviana LaMia que transportaba a la plantilla del Santa Cruz de la Sierra rumbo a Medellín para disputar la ansiada final de la Copa Sudamericana ante el Atlético Nacional, se precipitó a tierra por falta de combustible, según determinaron las investigaciones posteriores.

En la tragedia fallecieron 71 personas, 19 de ellas jugadores del equipo brasileño; seis salvaron la vida: dos miembros de la tripulación que eran bolivianos, tres jugadores del club y un periodista que acompañaba a la delegación.

Un informe presentado por el Gobierno de Bolivia señalaba que la culpa del siniestro fue de la aerolínea boliviana y del piloto de la aeronave que se estrelló, Miguel Quiroga, fallecido en el accidente.

La Aeronáutica Civil de Colombia determinó que el hecho se debió a falta de 2.303 kilogramos (Kg) de combustible, ya que la aerolínea tenía la pésima práctica de ahorrar carburantes.