Un argentino en Cádiz que tiene “La Vaca Atada”

El marplatense Javier Senese emigró a Madrid para jugar al padel, pero años más tarde se mudó a Cádiz para dedicarse al rubro gastronómico y fundar “La Vaca Atada”, un lugar de encuentro con los más variados e irresistibles productos argentinos de excelencia.

Es uno de los tantos argentinos que desembarcaron en la capital española para brillar como padelista. Y ese fue el comienzo de su camino de inmigrante. Pero cuando cerró el capítulo como deportista y, tras vincularse con tareas de gestión deportiva, tomó la decisión de trasladarse a la ciudad de Cádiz, junto a su mujer y su hija, para iniciarse en la actividad gastronómica con singular éxito.

Aunque el nombre “La Vaca Atada” remite directamente a la carne, la idea de su creador está vinculada a ofrecer no solo las típicas empanadas o una cerveza bien fría sino también, y fundamentalmente, aquellos productos de pastelería que son tan valorados por los argentinos que viven el exterior.

En diálogo con la periodista Florencia Cordero en el programa Un Lugar en el Mundo en Radio Brisas de Mar del Plata, Javier Senese habló sobre el atractivo concepto de su modelo de negocios inspirado especialmente en las dulces exquisiteces de Argentina y una atmósfera ideal que invita el encuentro.