Un marplatense apasionado por el buceo que encontró su lugar ideal

Sergio Coni es un instructor de buceo que vive hace más de treinta años en las Islas Caimán, donde se especializa en guiar a turistas de todo el mundo por las profundidades del mar para mostrar sus especies más diversas.

Cuando por primera vez escuchó el nombre de Islas Caimán, no sabía que ese lugar lejano y desconocido iba a convertirse en su lugar en el mundo. Un amigo le sugirió la idea de viajar para allá para poder dedicarse a su pasión por el buceo. Y así fue que desde aquella primera aproximación, Sergio Coni se mimetizó enseguida con el ritmo de vida de las paradisíacas islas de aguas cristalinas.

Hace más de 30 años, este territorio de ultramar de dominio británico no estaba demasiado conectado con el resto del mundo y se caracterizaba por cierta informalidad vinculada con los movimientos bancarios. Es por eso que la principal asociación inmediata siempre tiene que ver con esa condición de “paraíso fiscal” que, en rigor de verdad, se fue diluyendo con el tiempo, más allá de la etiqueta que hasta aún hoy permanece.

En su rol de instructor de buceo, Sergio Coni contó desde Caimán que en la ciudad no sólo vive ente rica, como a veces se piensa, si no que hay gente muy trabajadora. Y remarcó que las exigencias internacionales obligaron al país a regularizar algunas cuestiones vinculadas con lo financiero.

En diálogo con la periodista Florencia Cordero en el programa Un Lugar en el Mundo de Radio Brisas de Mar del Plata, Sergio contó con entusiasmo los pormenores de su actividad, se mostró muy comprometido con el cuidado del medio ambiente y reveló interesantes detalles de las Islas que son más conocidas por razones de dinero que por sus encantos naturales.