Una argentina en California con pasión por moldear las palabras

Micaela Novas descubrió su vocación de traductora en Misiones, donde creció con su familia. Su avidez por perfeccionarse la llevó a viajar a Estados Unidos, un país que resultó ser el lugar ideal para desarrollar su profesión.

novasApasionada por el lenguaje, Micaela dejó Argentina y empezó su camino en la ciudad estadounidense de Denver, donde se incorporó de inmediato en la sociedad, no sólo entre los locales sino también con la comunidad de argentinos en Colorado.

Aunque la idea inicial era hacer una experiencia en el exterior, fue pasando el tiempo y se sintió cómoda conociendo una nueva cultura y nuevos espacios. Empezó a sentir que formaba parte de dos mundos, pero se podría decir que echó raíces cuando encontró el amor.

Su marido norteamericano no sabe español, pero ella se encarga de enseñarle algunas palabras. De hecho, él ya aprendió algunos modismos argentinos escuchados al pasar como el “Perá, perá”, una deformación de “Esperá, esperá” que es tan común en nuestro lenguaje cotidiano.

En diálogo con la periodista Florencia Cordero en el programa Un Lugar en el Mundo de Radio Brisas de Mar del Plata, la traductora argentina Micaela Novas contó su historia de inmigrante y habló de su pasión por “masajear” las palabras entre el inglés y el español.