Una medida exigente para Peñarol en sus primeros pasos en la Liga

Peñarol afrontará su segundo compromiso por la Liga Nacional de Básquetbol cuando visite, desde las 21, a San Lorenzo de Almagro, en el Polideportivo “Roberto Pando”, de Boedo.

No será nada sencillo el examen que tendrá que rendir el “milrayitas”. Enfrentará nada menos que al actual bicampeón del certamen y uno de los dos líderes de la temporada actual.

San Lorenzo, que por momentos hace ostentación de un plantel de brillantes individualidades (concepto que alcanza tanto a titulares como a relevos), justifica todo lo bueno que consigue porque también respalda a esos nombres rutilantes con un funcionamiento colectivo adecuado en los dos costados de la cancha.

El “santo”, luego de su imprevista eliminación en las semifinales del Torneo Súper 20 ante Instituto de Córdoba (el otro líder y también equipo revelación de la presente campaña), hilvanó tres triunfos en igual cantidad de presentaciones en la Liga. Debutó con un amplio éxito en su cancha ante Bahía Básket, y luego venció por la mínima ventaja a Estudiantes, en Concordia, y con comodidad a Comunicaciones, en Mercedes.

La calidad de los nacionales Nicolás Aguirre, Marcos Mata, Selem Safar, Matías Sandes, el pibe José Vildoza y la joya Gabriel Deck, sumada a tres extranjeros súper rendidores, como el pivote cubano Javier Justiz Ferrer, el uruguayo Mathias Calfani y el estadounidense Dar Tucker, convierten a San Lorenzo en un adversario temible.

Peñarol, por estas horas, está en busca de una nueva identidad. A la juventud de algunos valores prometedores que vienen desde la cantera, le acopló ahora a la experiencia de una dupla que recuerda la época dorada “milrayitas”: Martín Leiva y Kyle Lamonte. Recién se están acomodando, sobre todo el estadounidense.

El conjunto dirigido por Leonardo Gutiérrez sufrió una derrota indiscutible en su debut, el martes, en el “Templo del Rock” ante un muy recuperado Obras Básket, quien mejoró notoriamente su imagen con respecto al Súper 20.

El “tachero” lo doblegó por 90 a 82, y desnudó algunos desacoples defensivos en el conjunto de Garay y Santiago del Estero, que de todas formas, en el juego no estuvo tan lejos.

Eso sí, mucho más cerca de su techo tendrá que rendir hoy si pretende tener alguna mínima chance frente al que se perfila como el gran candidato ganar el título. Haber recuperado a Jonatan Slider también supone una alternativa más desde el perímetro para Peñarol, si bien frente a Obras los tiros abiertos no fueron precisamente una llave ganadora.