Una noche de regresos

Peñarol recibe a La Unión de Formosa. Después de tres meses, y con el regreso de Leonardo Gutiérrez y Fabián Sahdi, el «milrayitas» tendrá su plantel completo.

Algo alejado de la posibilidad de luchar por el primer lugar en la Conferencia Sur -aunque todavía con chances matemáticas- Peñarol intentará enfocarse en recuperar el segundo lugar en la recta final de la fase regular de la Liga Nacional «A» de Básquetbol.

Desde las 21.30 de hoy, en el Polideportivo Panamericano «Islas Malvinas», el conjunto de Fernando Rivero recibirá a La Unión de Formosa. Y la noticia saliente es la concreción del esperado regreso del base Fabián Sahdi -tras ser operado en su tobillo derecho- y el ala-pivote Leonardo Gutiérrez (desgarro).

El bahiense no juega desde el 8 de enero, noche en la que sufrió su lesión producto de un choque con Federico Giarraffa, en partido ante Gimnasia y Esgrima, en Comodoro Rivadavia.

En tanto, el cordobés jugó su último partido el 17 de marzo, ante San Martín de Corrientes, en el Polideportivo. Sin él, por Liga Nacional, Peñarol ganó sólo dos de sus últimos seis partidos.

Ambos entrenaron en forma casi normal durante la última semana (Gutiérrez tuvo un golpe en el gemelo que provocó cierta preocupación), y los dos estarán a disposición para jugar esta noche, aunque seguramente conseguirán la puesta a punto ideal cuando pasen un par de partidos.

La llegada del uruguayo Martín Osimani, un refuerzo de calidad, no alcanzó a modificar el andar irregular del «milrayitas», que por ahora perdió el segundo puesto a manos de Gimnasia.

Del otro lado estará La Unión. Los formoseños protagonizan una floja temporada que los ubica en el último lugar de la Conferencia Norte, en cerrada lucha con Libertad de Sunchales y Juventud Sionista de Paraná.

El equipo conducido por Fabio Demti sólo ha ganado 15 de sus 42 partidos y sólo 2 de sus últimos 10 compromisos. Además, en condición de visitante únicamente logró cuatro victorias.

La Unión es uno de los equipos con mayor producción ofensiva del torneo, pero al mismo tiempo posee una de las defensas más vulneradas.

Juega con tres extranjeros, además del paraguayo nacionalizado Javier Martínez, lo cual generalmente suele originar un básquet no exento de cierta anarquía.

La carta anotadora es el escolta estadounidense Winsome Frazier, a quien se suman sus compatriotas Cedric McGowan (llegó hace 5 partidos pero conoce muy bien la Liga) y Justin Dobbins.

También es importante la contribución de Fernando Martina en el juego interior (será interesante de ver el duelo con Martín Leiva) y tres conocidos por haber jugado en Mar del Plata: Facundo Piñero, Matías Ibarra y Pablo Barrios.

Fuente: La Capital