Víctor Lupo: la enciclopedia del deporte social

Por: José Luis Ponsico (*) El drama de la pobreza y sus consecuencias está en  los paneles televisivos y de la política que, no siempre, tiene soluciones.

José Luis Ponsico

El drama de la pobreza, la desocupación, consecuencias sociales y los casos conocidos de delincuencia creciente en el conurbano, están en todos los paneles televisivos, tapas de los diarios y universo de la política que, no siempre, tiene soluciones para varias generaciones de jóvenes, chicos y chicas, sin salida laboral, con vidas sedentarias y rumbo errático.

La entrevista con Víctor Lupo, dirigente histórico del deporte argentino, tiende abrir «algunas ventanas». Autor de seis libros sobre el Deporte Comunitario, avances del primer peronismo, el impacto de «los Torneos Evita» los chequeos médicos del célebre médico Ramón Carrillo, el entrevistado hace mucho que es «palabra autorizada» en el periodismo. Y política deportiva.

«Es esencial que el futuro gobierno nacional de Alberto Fernández tenga la mirada amplia, inclusiva, para recuperar con las leyes del Deporte que «escondió» el universo macrista, una población activa no menor a 5 millones de pibes haciendo deporte en el escenario que viene», así comenzó diciendo el experimentado dirigente tucumano con casi medio siglo en el tema

Lupo en los 90 funcionario del área nacional viró en acciones concretas sobre el Deporte Social. En el ciclo de su principal funcionario Fernando Galmarini, el hombre de perfil bajo (Víctor) resultó decisivo en la re-creación del CENARD (Centro de Alto Rendimiento Deportivo), el Mundial de Básquetbol en la Argentina y los Panamericanos en Mar del Plata, del año 95.

Formado, peronismo «clásico», fuerte base doctrinaria, Lupo, 68 años, no se pudo destacar en el básquetbol de Tucumán (deporte que abandono para participar activamente en la juventud peronista, cuando quería ser como el querido «Yuco»  Fernández ídolo lugareño, que participo en los Panamericanos México´55, al lado del de los campeones mundiales del ’50 comentó alguna vez) siempre aportando ideas.

«Las leyes del deporte deben cumplirse. Alberto Fernández conoce la historia del primer peronismo y la saga histórica con el kirchnerismo. Un puente de 70 años. Se están cumpliendo siete décadas de los primeros «Torneos Infantiles Evita». Estamos organizando homenajes a los protagonistas que están entre nosotros, por suerte», continuó Lupo.

«El 19 de noviembre, con Alberto electo Presidente de la Nación y consagrada Cristina jefa de la Cámara Alta, habrá un acto del Deporte y Cultura (Premios Juan y Eva), basada en la Educación de los jóvenes para reeditar años felices.

«Glorias» acompañando: «Nene» Sanfilippo, Antonio Garabal, «Toscano» Rendo, «Bocha» Maschio, Federico Sacchi, Silvio Marzolini, hermanos Diego y Daniel Bayo, José «Piojo» Yudica, Roberto Puppo, Juan Carlos Guzmán, entre otros», añadió.

«La capacidad de los dirigentes debe ser acompañada de la honradez, decía Juan Perón y lo repite Su Santidad», sostiene. Aquí va un agregado del redactor: Lupo es hombre de la Iglesia Católica. Siempre entendió el peronismo como parte de la doctrina social de la Iglesia.

Víctor Lupo y el padre Pepe

Amigo y compañero del famoso «Cura Pepe», Padre José Di Paola, emergente «villero, con quien en estos últimos años recorrió todo el país presentando su libro El Deporte en la Cultura del Encuentro«.

«Lo que viene nos pone en el histórico desafío de transformar «el país» en una «Nación». Algo que nunca estuvo en las estrategias del gobierno que termina. Un grupo de hombres dedicados a los negocios», describió el entrevistado, que vive cerca del Parque Sarmiento, en Saavedra

«Pensar que en albores de los 50, el notable médico sanitarista, jefe de la Neurología hospitalaria, Dr. Ramón Carrillo, en un país de 15 millones de habitantes, alcanzó chequeos completos médicos a más de 300 mil pibes», comentó.

«Unas 350 mil placas radiográficas, al universo infantil y juvenil que nunca antes tampoco después, dispuso de revisión completa», ilustró el dirigente creador del «Movimiento Social del Deporte»

Autor del impecable repaso del deporte nacional, su libro «Historia política del deporte argentino», editado en 2004 Editorial «Corregidor», Víctor Lupo compilado de 600 páginas, instaló la mirada que faltaba sobre la rica historia deportiva de nuestro país.

Desde Juan Manuel Fangio a Diego Maradona con «todas las escalas». Citas, reseñas, recuerdos, anécdotas, sobre la vida deportiva de Pascual Pérez, los basquetbolistas del 50, campeones mundiales, Oscar y Juan Gávez, el «Charro» Moreno, Pedernera, Pizzuti, Locche, Vilas, hasta el genio de Villa Fiorito.

Las enseñanzas en tiempos históricos. Las políticas de Estado. Cuando el peronismo hizo «punta» llevando el deporte a las Escuelas, enseñanza primaria y secundaria; la vida sana, el deporte como «Escuela de Vida». Los clubes de barrio. Dos centenares en la Capital Federal. Más de 1.300 en territorio bonaerense

A poco de las elecciones, en escenario electoral lleno de trascendidos, el Deporte tiene varios «pre candidatos» para ocupar lugares decisivos. Se habla de Daniel Scioli -como que debe ocupar algún lugar-, de Matías Lammens, repentino dirigente político, presidente de San Lorenzo y hasta de Facundo Moyano, diputado ex massista, hijo del legendario Hugo Moyano

Consultado Lupo sobre «dimes y diretes», sabio tucumano -las bromas transcurren- aludiendo a Alberdi, José Luis Torres, Ramón «Palito» Ortega, Rafael Albrecht, la «Negra» Mercedes Sosa; grandes protagonistas tucumanos en la vida nacional
El entrevistado  prefiere indagar «cómo combatir la obesidad y el sedentarismo en niños, adolescentes”; por qué los pibes  no hacen deporte y están mal alimentados, mientras algunos piensan en la Secretaria de Deporte y Turismo
Reflexionando una vez más sobre una mirada «economicista» y no «humanista», como necesitamos ahora para salir de la catástrofe que estamos viviendo», dice.
No pocos sostienen en la dirigencia nacional que Lupo será uno de los convocados por el próximo gobierno para que aporte toda su sabiduría «o seguirán llegando mediáticos que fracasaron en las últimas décadas», dicen sus allegados.

(*) Columnista de La Señal Medios y Libre Expresión