Jones Huala: ¿irá Bielsa a defenderlo nuevamente?

Facundo Jones Huala, el líder mapuche encarcelado en Chile, llamó a la violencia en Argentina. Y el gobierno que mandó al embajador Bielsa a defenderlo trata ahora de despegarse del violento.

 

Tras la difusión de la polémica carta del líder mapuche Jones Huala, quien pidió «vengar la sangre» del joven mapuche asesinado y evitar el diálogo con el Estado, la portavoz presidencial Gabriela Cerruti rechazó los dichos. «El Gobierno repudia cualquier acción violenta, y cualquier llamado a la violencia«, destacó la portavoz en torno al mensaje del activista.

Asimismo, aseguró que el Gobierno presidido por Alberto Fernández cree en «la paz, la armonía y las negociaciones» como vía de resolución de conflictos, y destacó que busca respetar los derechos de todos los sectores en pugna. En este sentido, destacó que el ministro de Seguridad Aníbal Fernández mantiene conversaciones permanentes con la gobernadora de Río Negro Arabela Carreras.

A pesar de haber manifestado, en primera instancia, que se trataba de un tema que debía ser resuelto por la provincia, Cerruti señaló que existe un «espíritu conjunto» entre los actores de gobierno para avanzar en una mesa de trabajo con la perspectiva de «prevenir estas situaciones ya resolver las que se están desarrollando».

«Está interviniendo el Gobierno Nacional, pero es una responsabilidad primordial de las provincias que son quienes tienen que llevar adelante las negociaciones con los sectores y los censos«, afirmó.

Claro que la funcionaria omitió hablar de lo que toda la sociedad se pregunta: ¿porqué en su momento el gobierno que ella representa envió al embajador argentino en Chile, Rafael Bielsa, a interiorizarse de la causa penal que en el país trasandino tiene en condición de detenido al autodenominado líder de la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche)?

Algo que al día de hoy, tapado por otros papelones en materia de política exterior, aún espera una explicación…