19 muertos en otro accidente que pudo haber sido evitado

(Redacción)Una vez más la impericia y falta de responsabilidad se juntaron para convertir un viaje en una historia de muerte y desolación. ¿Fallan los controles?, ¿las leyes?.

Suman 19 las víctimas fatales y 21 los heridos de distinta consideración tras el vuelco de un ómnibus de la empresa TurBus cuando transitaba el kilómetro 1223 de la ruta 7, camino a Chile a la altura del Parque Provincial Aconcagua en Mendoza, informaron a Télam bomberos y policías que trabajan el la zona del siniestro.

El hecho se produjo a las 0.10 de esta madrugada en la zona de la llamada Curva del Yeso por motivos que aún se desconocen y los voceros indicaron que los heridos fueron trasladados al hospital de la localidad de Uspallata.

Los informantes indicaron que en el micro iban 40 pasajeros que viajaban desde Mendoza hacia Chile.

Bomberos del cuerpo de policía de Uspallata indicaron que los heridos se encuentran internados en el hospital local donde se los clasificó de acuerdo al “Código Rojo” atendiendo la gravedad de cada caso.

Los pacientes más graves fueron derivados al hospital Central, a la Clínica de Cuyo y al hospital pediátrico Humberto Notti.
De ese número, 3 menores fueron trasladados al hospital pediátrico con traumatismos encéfalocraneanos, uno de ellos en estado grave.

La empresa TurBus emitió un comunicado donde confirmó que viajaban 40 personas, más los tripulantes. De ese grupo de pasajeros, 32 son argentinos, 4 chilenos, un haitiano y un colombiano. La empresa dice que aún no se pueden definir los motivos del accidente.

La ministra de Salud de Mendoza, Claudia Najul, se hizo presente en el hospital Central y supervisó el operativo de emergencia.
Uno de los heridos que ingresó al hospital Central sufrió la amputación de su brazo izquierdo y tenía la médula espinal “muy comprometida”, precisaron fuentes médicas.

Según trascendió, los dos choferes del colectivo sobrevivieron al siniestro y están demorados en la comisaría de Uspallata.

Sobre el tránsito de vehículos por la zona ya se encuentra abierto y se efectúa con lentitud, indicaron los voceros.

“Esa localidad se encuentra con mucha gente”, explicó a Télam un bombero voluntario que participó de los rescates, ” pasa que hoy se corría una ultramaratón en el Aconcagua, cerca del accidente hay mucha gente”.

Desde la empresa salieron a respaldar a los choferes que están por el momento detenidos señalando que “ellos tienen un buen descanso antes de cada salida y conocen muy bien el camino”.

Trascendió sin embargo que el micro transitaba a una velocidad inusitada y que en varias ocasiones los propios pasajeros solicitaron a los conductores que cambiaran su actitud de manejo. Jamás fueron escuchados y la tragedia terminó por desatarse.