Arroyo supervisó las obras de puesta en valor del Teatro Colón

Los trabajos están previstos para ser terminados a fines de septiembre y contemplan el arreglo de pasillos internos, pintura de paredes y cielo raso, pulido y laqueado del piso de madera.

El intendente Carlos Fernando Arroyo, junto al secretario de Cultura Christian Rabe y el presidente del EMSUR, Eduardo Leitao, supervisó las obras de refacción y puesta en valor del Teatro Colón. “Estamos viendo una tarea sensacional del personal municipal del EMSUR, mano de obra comunal, recursos propios y algunas donaciones y mucha gestión en favor de nuestra cultura”, dijo Arroyo en el inicio de la recorrida por el emblemático escenario.

 

Los trabajos incluyen el arreglo de pasillos internos, pintura de paredes y cielo raso, pulido y laqueado del piso de madera, entre otras tareas que están previstas ser terminadas a fines de septiembreSe realizan con fondos propios y con mano de obra municipal. Esto se suma a los trabajos que ya se realizaron en el frente, la fachada y las paredes de la sala.

 

En este contexto, el Intendente manifestó: “Son obras importantísimas porque ya hemos resuelto –en su momento- la parte del frente del teatro, ahora estamos resolviendo toda la parte interna. Por ejemplo, una de las paredes estuvo 12 años rajada que –realmente- era un problema y se resolvió. Esto se resolvió gracias al trabajo del secretario de Cultura y del presidente del EMSUR. Esto está mejorando y va a quedar una sala nueva, prácticamente”. 

 

Seguidamente, el jefe comunal indicó que “es una sala histórica de Mar del Plata. Este lugar, como otros que tenemos (Casa del Puente, Muelle de los Pescadores), es un verdadero monumento de la ciudad que debemos mantener a cualquier costo. Es justo que las próximas generaciones puedan gozar de las cosas que nosotros hemos tenido. Esto nos lo dejaron nuestros padres, abuelos y tenemos que pasarlos a las generaciones que vienen; es un mensaje de optimismo para la juventud. Estamos trabajando para la cultura”.

 

DETALLES DE LOS TRABAJOS

 

Los arreglos en los pasillos comprenden la reparación de la interface de la escalera con las paredes a través de un tratamiento para que no ingrese agua por grietas. Después se hará una reparación de las paredes con induído exterior y, posteriormente, se aplicará una pintura acrílicapara la protección de las mismas. A su vez, se pintará las escaleras con una pintura impermeabilizante texturada para aumentar su vida útil y brindar mayor seguridad a la hora de transitar. Los colores de pinturas elegidos para las paredes y cielo raso fueron la gama de naranjas y amarrillos que se relacionan con el dorado, color característico de las molduras de las plateas que también se están reparando.

 

En cuanto a los trabajos en los pisos, el personal municipal realizará el pulido y pulido para luego darle cinco manos de laca poliuretanica y una capa ignífuga, aumentando la vida útil del piso.

 

Además, el jefe comunal proyectó futuros arreglos para esta tradicional sala: “Se han reparado una importante cantidad de problemas en los techos y hay un tiempo de vida útil  para cualquier material. Hemos previsto que en dos años podemos cambiar toda la cubierta del techo”.

 

TRABAJO EN EQUIPO

 

Por su parte, Christian Rabe precisó que “es una satisfacción para mí porque yo hace 26 años que estoy en el área de Cultura y hacía 12 años que veníamos con un problema de una de las paredes laterales que corría peligro de que se caiga. Eso tuvo resolución en esta gestión con un presupuesto de 1.500.00 pesos. Después se reparó todo el frente y la fachada que se puso en valor”.

 

“Ahora –siguió el secretario de Cultura-, en esta tercera etapa, son reparaciones que no se ven y que serán una caricia –como decía Willy Wullich- como son los arreglos en los camarines, los pasillos, salidas de emergencia, los costados que envuelven al teatro que hacía más de 20 años que no se hacían nada. Quizás son obras que no se ven pero que son necesarias para poder mantener toda la estructura. Hay que destacar lo importante de esta gestión que trabajamos en equipo y que distintas áreas puedan aportar”.

 

Por último, Eduardo Leitao expresó que “los trabajos son de una magnitud muy importante teniendo en cuenta que es mano obra municipal. El esfuerzo es máximo desde la Municipalidad, con el aporte de insumos de dos pinturerías muy importante de Mar del Plata. Con el transcurso de los años han aparecido los vicios ocultos de las estructuras, como la humedad. Esto se va a terminar a fines de septiembre y el proceso viene bien más allá del uso del recurso humano que también trabaja en otros edificios, espacios públicos y escuelas”.