G 20 – Cuando los ricos dedican un rato a hablar de los más pobres

Algunos de los participantes poseen dos tercios de la población mundial, el 75% del comercio internacional y un poco más del 80% de las inversiones globales en investigación y desarrollo.

El foro fue concebido en 1999, mientras todavía duraban las repercusiones de la crisis financiera asiática de 1997, y relanzado en 2008 como un instrumento destinado a enfrentar la debacle global desatada a partir de la crisis de las hipotecas subprime en Estados Unidos.

El G20 está integrado por Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, Estados Unidos, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea.

Con voz pero sin voto, España participa como un “invitado permanente”, a lo que se suma que todos los años, el país anfitrión elige, además, otros invitados.

Para la cumbre argentina, que se realizará entre el viernes y el sábado, el presidente Mauricio Macri invitó especialmente a Chile y a los Países Bajos.

El G20 es considerado como uno de los foros más importantes en lo que respecta a la discusión de temas relacionados con la economía y las finanzas globales.

Durante las reuniones se tratan los principales desafíos del mundo y se coordinan las principales políticas a nivel global. Frente a un contexto internacional incierto, la cooperación internacional es clave, y así el G20 adquiere aún más relevancia.

En los últimos años, los principales logros del G20 pasaron por la inclusión de los países emergentes en los temas globales, por la importancia que cobraron estos en las últimas décadas y por ser uno de los motores del crecimiento mundial.

En el seno del G20 también se avanzó en la búsqueda de consenso para llevar adelante reformas en las instituciones financieras internacionales, así como el monitoreo de las instituciones financieras nacionales, mejora en las regulaciones económicas y la creación de redes de seguridad para prevenir problemas en el futuro.

En 2008, el G20 también ayudó concretamente a facilitar fondos de emergencia que permitieron paliar la crisis desatada por las hipotecas subprime y la quiebra de Lehman Brothers, en septiembre de ese año.

El G20 fue concebido en 1999, mientras todavía duraban las repercusiones de la crisis financiera asiática de 1997. En el marco de una reunión de ministros de Finanzas y presidentes de bancos centrales del G7 se decidió ampliar el grupo y hacerlo más representativopara poder generar políticas que tengan impacto en la economía.

Allí se decidió invitar a un grupo de economías emergentes clave a un nuevo foro de ministros de Finanzas y presidentes de Bancos Centrales, que más adelante se convertiría en el G20.

Con el inicio de la crisis financiera global de 2008, el G20 se convirtió en el principal instrumento para enfrentar la debacle y los presidentes y jefes de Estado de los países miembros pasaron a cobrar un rol fundamental.

Además de los países miembros e invitados especiales, en las cumbres también participan organizaciones regionales clave como la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y la Unión Africana, la Nueva Alianza para el Desarrollo de África (NEPAD), y la Comunidad del Caribe (CARICOM).

A esto debe agregarse de manera regular a los organismos multilaterales como el Banco Mundial, el Consejo de Estabilidad Financiera (FSB), el Fondo Monetario Internacional (FMI), las Naciones Unidas, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos(OCDE) y la Organización Mundial de Comercio (OMC).