Puigdemont declara la independencia de Cataluña y la suspende

Mucho ruido y pocas nueces. El presidente de la Generalitat pone a España al borde del estallido pero pasa de montar una torpe puesta en escena con final abierto. Se espera respuesta oficial.

El presidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha declarado la independencia de Cataluña pero ha pedido suspender, durante varias semanas, los efectos de esa declaración “para emprender un diálogo, para llegar a una solución acordada para avanzar en las demandas del pueblo de Cataluña”. “Con los resultados del 1 de octubre, Cataluña se ha ganado el derecho a ser un estado independiente”, ha dicho Puigdemont ante el Parlament. “Si todo el mundo actúa con responsabilidad, el conflicto se puede resolver de manera serena. Por nosotros no quedará”, ha indicado.

Poco después de acabar el pleno, los diputados del Junts pel Sí y los CUP han firmado una declaración en la que declaran constituida “la república catalana, como estado independiente y soberano, de derecho, democrático y social”. Además, el texto dispone la entrada en vigor de la ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república y da por iniciado “el proceso constituyente, democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante”.

El texto no hace referencia alguna a la suspensión a la que se ha referido Puigdemont en el Parlament pero sí refleja la voluntad de “abrir negociaciones con el estado español, sin condicionantes previos”. En la declaración, Junts pel Sí y la CUP apelan “a los estados y organizaciones internacionales a reconocer la república catalana como estado independiente y soberano”. “Instamos al Gobierno de la Generalitat a adoptar las medidas necesarias para hacer posible la plena efectividad de esta declaración de independencia y de las previsiones de la ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república”, dice también la declaración.