Una argentina y el fascinante desafío de vivir en Corea del Sur

Marina Villar encaró la aventura acompañando el trabajo de su marido, pero con el tiempo ambos se sintieron muy a gusto en Seúl entre los coreanos, conocidos como “los latinos de Asia”.

Tanto Marina como su esposo se especializan en hotelería y, en ese contexto, el hecho de ser parte de una cadena internacional les abrió chances concretas de salir al mundo a probar la experiencia de trabajar en otros países. Así fue que apareció la opción de mudarse a Seúl.

Al principio sonaba raro y lejano, pero después de la movilizante adaptación inicial, Corea del Sur los sedujo para quedarse y, con el correr de los años, hasta la eligieron para formar una familia.

“Esta experiencia me sirvió para redescubrirme a mí misma”, contó Marina, quien además vivió junto a su marido durante tres años en Tokio. Y esa situación de haber vivido de cerca las diferencias culturales entre el mundo oriental y el occidental le dio una perspectiva totalmente distinta de las cosas.

En diálogo con Florencia Cordero en el programa Un Lugar en el Mundo de Radio Brisas de Mar del Plata, Marina Villar narró los pormenores de su apasionante proceso de asimilación al estilo asiático con la premisa de entender su nuevo contexto y acoplarse a un ritmo de vida diferente sin juzgar y eliminando los preconceptos.