Carrió: ese huracán al que todos temen y nadie se anima a enfrentar

Por José Luis Ponsico (*) – Para buena parte del arco político y Medios periodísticos, Elisa Carrió, abogada chaqueña, expresa un “fenómeno” de la Política contemporánea sin antecedentes. 

Josè L. Ponsico

Para buena parte del arco político y Medios periodísticos, Elisa Carrió, abogada chaqueña, expresa un “fenómeno” de la Política contemporánea sin antecedentes. Fundadora de coaliciones políticas, que apenas sirvieron para proyectar su figura de denunciante crónica

 La mayoría remite a ella, propios y ajenos, teme a quién hoy es una especie de “vendaval” que arrasa. Denunciando a funcionarios de su propio gobierno. Insólito. En la Casa Rosada sienten que la diputada está “desbordada” por su propia patología.
Elisa Carrió nacida el 26 de diciembre del 56 -época de “la Revolución Libertadora”, de “los fusilamientos” a civiles y militares, alzados contra el gobierno de “facto”, ideales peronistas, en frustrado intento del 9 de junio, 25 fusilados, algunos en “baldíos”

El decreto del gobierno militar nombándola en la fiscalía del Chaco

Graduada, Universidad del Nordeste, en su regreso al Chaco enseguida designada por el gobierno militar del general Antonio Serrano -de amistad con el genocida Jorge Videla- en la Fiscalía General. Carrió “estrella” ascendida a Procuradora Superior, Tribunal de Justicia

La representante llegó a la política grande en la Constituyente de Santa Fe, invierno 94, integrando la lista de UCR chaqueña, a la que más tarde denostó. “Estoy aquí por mís dotes de abogada constitucioanalista, no por mérito de mí Partido”, dijo ella
La cara de asombro del ex Presidente Raúl Alfonsín no pasó inadvertida para el periodismo acreditado. Carrió había llegado a “las grandes ligas” de la que nunca más descendería. En los 70 días que duró la Asamblea de Reforma Constitucional, Carrió sumó a Alfredo Bravo

La Masacre de Margarita Belén: Carrió aconsejó archivar la causa

Sus detractores hace un cuarto de siglo recordaron el rol suyo cuando ocurrió la llamada “Masacre de Margarita Belén”, localidad chaqueña donde a fines´77 resultaron “fusilados” una veintena de jóvenes militantes de la organización “Montoneros”

Designada por el general Serrano, teniendo ella parentesco como el jefe del Regimiento del Chaco, general Ormaechea, miembros de familiares de jóvenes asesinados por militares. Se dijo que varios habían participado en intento de copamiento del Regimiento de Formosa
En octubre del 75 un grupo guerrillero abrió fuego ante una decena de soldados conscriptos del Cuartel. Tras largo tiroteo los atacantes huyeron tomando un vuelo de Aerolíneas tras copar la nave aérea. Un comando “Montonero” reivindicó el hecho
Carrió en el 78 -se conoció en el Juicio a la Juntas Militares, cumplido en el 85- siendo ella funcionaria de la Justicia chaqueña no investigó ni acompañó el reclamo de los familiares de los 22 militantes “ejecutados” en Margarita Belén. Hace algo más de 40 años.
En su derrotero rompió con la UCR chaqueña, luego con el radicalismo a nivel nacional, formó el ARI (Argentina República de Iguales) con el socialista Alfredo Bravo, curiosamente preso en la dictadura. Más tarde, la Coalición Cívica.

Lilita deja a Pino Solanas parado en el escenario

Recorrió el amplio corredor desde el centro a la izquierda y desde la izquierda al centro derecha. Estando con Fernando Pino Solanas despotricó contra el líder de Propuesta Republicana (PRO) apenas supo que Mauricio Macri sería, en el tiempo “presidenciable”

“Mí límite es (Mauricio) Macri. Expresa los negocios del padre (Franco), décadas de patria contratista y los lobby de los empresarios que se enriquecen con el Estado”, dijo “Lilita”. Profundamente anti peronista, derivó en severa crítica al kirchnerismo.
“Tiene problemas con el hijo radicado en Miami. Alguna vez complicado en México con gente ligada al narcotráfico”, comentó alguien de la sala de periodistas que conoce mucho a los asesores del “Huracán Lilita”, como la llaman en la Cámara Baja.
“Hace rato que tiene problemas de salud y es posible que haga todo esto; para abandonar todo y alejarse del país” añadió aquella fuente. “Suele decir, mí hijo me necesita. No confío en factores de Poder de Cambiemos”, interpretan a la legisladora mediática.
Hace diez años denunció a un grupo de funcionarios empezando por el super-ministro Julio De Vido por contratos con sobreprecios en obras públicas. A su vez la demandaron a ella por “lobbista” por una concesión de gas (Gasoducto Nordeste)

No son pocos los que la identifican con Héctor Magnetto

El mediático Jorge Asís cada tanto recuerda, a Carrió, “Relaciones con la embajada de Estados Unidos, vínculos con Héctor Magnetto, pope de Clarín y récord de 50 veces yendo al programa de Joaquín Morales Solá, de “La Nación” estando Cristina en el Poder”, afirma

Final abierto. Con posible título para una novela que ella escribe día a día: “Cerraré mí vida política con un portazo, al final, para salvar a la República Argentina”. Será Justicia
(*) Columnista de La Señal Medios, Libre Expresión y Mundo Amateur