Córdoba: otra estación del “Expreso Durán Barba” hacia el abismo

Redacción – Con apenas el respiro en Villa Allende, los triunfos del mestrismo en 70 comunas y la recuperación de otras 17 por el PJ fueron otro cachetazo a un gobierno que insiste en engañarse.

No bastaron los fracasos de Rio Negro y Neuquén, ni el vuelco que han tenido en las últimas semanas todas las encuestas, empecinadas en avisarle al gobierno que la sociedad está enojada, que las advocaciones a la esperanza ya no son suficientes y que el miedo al pasado está dejando paso a una inquietante recomposición social de aquella convicción, discutible pero real, de que el peronismo es el único en condiciones de gobernar la Argentina.

Jaime Durán Barba, tantas veces ensalzado como el creador de esa maquinaria ganadora que es el PRO, comienza a perder credibilidad de la mano de errores infantiles pero explicables: hasta la llegada al poder Mauricio Macri corría en una pista paralela al resto de las ofertas políticas y además lo hacía con la ventaja de cronometrar su propio tiempo; nadie podía señalarlo como responsable de un país desastroso que ni él ni su partido habían gobernado jamás.

Romero (Villa Allende), Salibi (Mendiolaza) y Cayetano Canto (Saldán).

Lo que el ecuatoriano parece no haber tomado en cuenta es que ahora la pista es única, que los rivales y hasta los compañeros de ruta están llenos de acechanzas y que, después de tres años de errores y tropiezos, la sociedad comienza a ver al gobierno  como responsable de un estado de cosas que la condena al peor de los lugares, del que presiente que este gobierno no podrá ya sacarla jamás.

Y Córdoba, con sus elecciones municipales, le dio otro baño de realidad importante. Porque salvo en Villa Allende -en la que el presidente pudo festejar el triunfo del “Gato” Romero– la debacle de Cambiemos fue absoluta y además de doble vía. No solo no ganó más que un puñado de comunas sino que en 70 de ellas se impusieron los candidatos radicales del sector que lidera Ramón Mestre, ese dirigente al que el gurú macrista aconsejó desechar en beneficio de Mario Negri quien “hizo sapo” en los comicios de hoy a punto tal que en Capilla del Monte, otro funcionario de Schiaretti, Fabricio Díaz, venció a Gabriela Negri su hermana.

Para completar el cuadro el peronismo recuperó al menos 17 comunas que estaban en manos de Cambiemos y/o del radicalismo. En total ganó en 28 ciudades y perdió solo una que estaba en su poder.

Otra jornada de derrotas oficialistas, otra señal del mal humor general y el comienzo de la declinación del asesor que solo tiene como estrategia un enfrentamiento final entre el presidente y Cristina Fernández de Kirchner.

La realidad indica que con frases dulces, piropos y promesas de amor ya no alcanza para seducir a una sociedad que no cree en la idoneidad del gobierno, la visión del ecuatoriano y las versiones de una historia de horrores que hasta ahora sirvieron para esconder el fracaso pero que también comienzan a ponerse en duda.

Habrá que cambiar de rumbo para evitar el choque….