El turismo social condenado al abandono y la destrucción

Por LIBRE EXPRESIÓN RADIOEl experto en turismo social Alberto Pagani habló en la 96.3 Club Radio y detalló el estado de los hoteles de Chapadmalal y Embalse y la falta de interés oficial.

Largos 16 años pasó Alberto Alejandro Pagani trabajando en los hoteles sociales de Chapadmalal y Embalse del Río Tercero. Años en los que observó apogeo y decadencia de estos gigantes, capaces de albergar a miles de personas, que durante los años 40 y 50 fueron construidos por el gobierno de Juan Domingo Perón y luego abandonados por administraciones militares y civiles cuyo interés no pasaba ciertamente por el bienestar de los más necesitados.

Alberto A. Pagani

“Indigna ver el deterioro de las estructuras, el abandono y la desidia” dice Pagani, “ayer mismo se incendió parte del Hotel Nro. 1 de Embalse. La falta de mantenimiento, el descuido de no poner ni siquiera un sereno para que cuide las instalaciones y el constante accionar de depredadores que aprovechan la oportunidad para ingresar y llevarse elementos y equipamiento, hacen que todo quede librado a las manos de Dios y que la destrucción sea cada vez más evidente”.

Muy crítico con quienes están al frente de los complejos, Pagani no duda en sostener que “hasta por una cuestión de dignidad deberían dar un paso al costado si no están en condiciones de gestionar lo que se ha puesto en sus manos”.

“También es importante pensar en los trabajadores” continúa, “el gastronómico, las mucamas, los que hacen mantenimiento, los que atienden a los proveedores, los administrativos” enumera, “es un mundo de gente que trabaja para asistir a 4.000 personas todo el tiempo”.

Afirma que “los hoteles pueden ser rentables para cualquier empresa privada -si es que el estado no quiere hacerse cargo de su obligación social- pero cada día que pasa el deterioro exige una mayor inversión y así el negocio se va angostando”

Escuche la entrevista completa a continuación: