Quejas del campo por falta de ayuda desde Provincia

Así lo aseguran desde la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap). Más de la mitad de los campos siguen bajo el agua y no hay medidas de Provincia.

Señalaron que con las últimas lluvias se incrementaron un 15 por ciento las hectáreas inundadas.

Un informe elaborado por la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), señaló que tras las últimas precipitaciones se elevó un 15 por ciento las hectáreas inundadas y anegadas muchas de las cuales aún no fueron declaradas en emergencia por las autoridades bonaerense.

Según el trabajo, 800.000 hectáreas se sumaron a los 5,5 millones de hectáreas que se tenían registrados hasta agosto pasado. El panorama complica ya el inicio de la siembra de la gruesa.

“A esta altura debería estar el 50 por ciento del maíz sembrado, pero hoy no tenemos nada por la falta de piso para que entren las máquinas”, sostuvo a BAE Negocios, el presidente de la Sociedad Rural de Henderson, Pablo Ginestet, quien alertó que “al menos un millón de hectáreas no formaran parte de la campaña 2017/2018, que igual dependerá de como siga el clima en los próximos días”.

Ante el reclamo de los productores por la demora de la emergencia agropecuaria, fuentes de la provincia señalaron que ya se habían aprobado los distritos de: General Alvear, Rauch, General Guido, Ayacucho, Maipú, General La Madrid, Bolívar, Pila y Tapalqué. Sin embargo a la fecha los mismos no están publicados en el Boletín Oficial. Quizás esta semana haya buenas noticias para el campo.

En ese sentido y declaraciones periodísticas, el presidente de Carbap, Matías De Velazco manifestó que “sigue faltando la firma de la Gobernadora, lo que se traduce en una situación burocrática incomprensible y que nos pone ante una problemática muy difícil”.

El problema estaría en manos de Hernán Lacunza, quien lleva las riendas de Economía, donde quizás “no se esté actuando con la debida celeridad y esto obedezca a una situación financiera, aunque debería observarse que aquí hablamos de una prórroga de deudas y no de condonación”, remarco De Velazco.