Justo reconocimiento al periodista José Luis Ponsico

El destacado columnista de LIBRE EXPRESIÓN José Luis Ponsico, una de las plumas más memoriosas e informadas de la Argentina, fue reconocido por el “Instituto Arturo Jauretche”.

En el Día de la Lealtad, el “Instituto Arturo Jauretche” que lidera Marcos Roselli, cumplimentó una costumbre de dos décadas premiando a “los olvidados de la causa nacional, popular y alguna vez revolucionaria”  en una gran noche mágica que se llevó a cabo en la sede de SADOP en la calle Pte Perón.

“Recibir el Jauretche, el 17 de octubre y en la calle Perón no es para todos”, dijo el cineasta Pablo Torello, premiado por su labor de documentalista desde la Universidad de Plata.

Daniel Di Bártolo, de la conducción nacional del sindicato de  docentes privados, marplatense,  hizo -junto a Gabriel Fernández, director de LA SEÑAL MEDIOS– el repaso de la trayectoria de Ponsico, recorriendo una carrera fecunda que tuvo una de sus principales posta en los muchos años en los que el galadonado enriqueció las columnas de Telam y aportó a tantos otros medios nacionales con su mirada distinta, fundamentada y siempre con un pie en las historias que merecen ser contadas.

“La serie de notas por los 60 años de los notables deportistas prohibidos por ser peronistas en medio de la mal llamada Revolución Libertadora, en 1956 fueron seguramente las que más entraron en la gente” afirmó Ponsico en referencia a un trabajo de investigación que rescató parte de la barbarie nacional, en tiempos en los que poco importaba la calidad y el esfuerzo y mucho la adhesión política.

“De pronto ir a La Plata para entrevistar a Jorge Batiz, medalla de oro (Velocidad Pura) en Ciclismo en los Juegos Panamericanos del 55 ; a Osvaldo Suárez, en Villa Domínico en una tarde de lluvia compartida con ese hombre récord en los 5.000 y 10.000 metros llanos y con obstáculos y también el mejor maratonista de América del Sur en el 56″.  rememoró.

“La “Libertadora” los prohibió junto a todo el plantel de básquetbol, medalla de Plata, en México´55, antes de la caída del gobierno peronista el 16 de setiembre del 55. Entre ellos Miguel
Ballícora, Vicente López, basquetbolista de River,  prohibidos y suspendidos de por vida por haber sido reconocidos por el gobierno derrocado. Eran aquellos campeones mundiales de 1950 que en el Luna Park habían conseguido un lauro que jamás volvería a repetirse” continuó.

Ponsico recordó a “mis grandes orientadores Amílcar González, dirigente histórico del Sindicato de Prensa de  Mar del Plata, Víctor Moro Alvarez, de la Federación Argentina FATPREN y Roberto Gasparini, que sobre el 17 de octubre me enseñó que era “el hongo de la historia”.

Una noche plagada de emoción que se pobló de recuerdos a los militantes de la Resistencia Peronista cuando el profesor Pedro Bevilacqua completó la velada con una narración que emocionó a muchos de los famosos como Dady Brieva, “Piero” y Cecilia Rosetto también galardonados.

“Marzo del 56, Decreto Ley 4161/56. Prohiben las menciones de Perón, Evita, todos los símbolos, la Marcha Peronista y utilización de lo conocido por “el régimen depuesto”  y El el tirano prófugo” para referirse al ex presidente y su gobierno” contó.

“Un peronista abre la ventana, primavera del 56, sol radiante. De pronto, dice ” ¡Qué ganas de gritar Viva Perón!. Hermoso día peronista. Pero no, a ver si los vecinos denuncian al que lo dice y voy en cana”, reflexiona.

“Se está lavando los dientes y repite el deseo. ¡Qué ganas de gritar Viva Perón, carajo!. Sale a la calle, va al kiosco del amigo y lo mismo. El hombre le advierte: “no lo hagas, te van a denunciar”. No lo hace…opta por aquella prudencia que obligaba a los peronistas a acatar la paz de los sepulcros.

“De pronto, a dos cuadras por la calle que desemboca la avenida, un camión con treinta con cuarenta muchachos gritando a viva voz: ¡Perón, Perón, Perón! Se emociona, cruza la calle y para el camión, arriesgando la osamenta a su paso … ” sigue el narrador. “Muchachos, subo… Me uno a ustedes … En el medio de la gritería … ¡Perón, Perón,Perón! … al que tiene cerca, le pregunta: ” ¿ Y para dónde van, ahora ?”. Respuesta, al toque: “Nosotros vamos todos en cana… ¿ Y vos ?”.

El relato de Bevilacqua, héroe de la Resistencia Peronista le puso el broche de oro a una noche en la que Ponsico bien pudo entender que todo el esfuerzo, las luchas y las ingratitudes de tantos años habían valido la pena: sus pares y tanta gente de la cultura popular argentina lo reconocían en su doble carácter de periodista y militante.

Nada menos las dos cosas a las que con naturalidad, talento y alegría Ponsico entregó su vida…

 

Nota del Editor: el premio a José Luis no solo nos llena de satisfacción por lo merecido del galardón sino que nos convoca a reconocer el honor de contarlo entre los más destacados colaboradores de LIBRE EXPRESIÓN. Este periodista excepcional, amigo leal y hombre capaz de levantarse de viejas disidencias y tender la mano generosa y amable a sus adversarios de antaño, es un ejemplo a seguir por los jóvenes profesionales y seguramente un paradigma del necesario encuentro entre los argentinos. Felicitaciones, José Luis…y el placer renovado de seguir leyendo tus historias y ser un medio para compartirlas con la gente.