Kirchner: cuando el culto a la personalidad termina en un papelón

El parlamento ecuatoriano resolvió por amplia mayoría retirar una estatua de Néstor Kirchner emplazada frente a la sede de la UNASUR. Tildaron al personaje de “paradigma de la corrupción”.

La megalomanía es una condición psicopatológica caracterizada por fantasías delirantes de poder, relevancia, omnipotencia y por una hinchada autoestima. Quienes la padecen suelen creerse merecedores de los homenajes más exagerados y sienten además la compulsión de ver su nombre y/o figura instalados en todas partes.

Los megalómanos son, en definitiva, pequeños seres enfermos de ansia de inmortalidad. Eso tan solo…enfermos.

El caso de los cuadernos de la corrupción llegó al debate parlamentario de Ecuador, donde por amplia mayoría decidieron votar para que se saque la estatua de Néstor en la sede de UNASUR, que se emplazó allí en épocas del presidente Correa. Los tiempos y los vientos políticos cambiaron.

Cambian los tiempos, cambian los aires políticos, cambian las tendencias…pero parece que lo que no cambia nunca es el rechazo de las sociedades a quienes hacen del robo constante un camino corto para consolidar poder y fortuna. Sobre todo en una América Latina empobrecida hasta lo inaudito y en la que muchos de sus líderes han hecho del latrocinio y la demagogia un modo de llevar adelante la vida pública.

Hasta que, como en este caso, se caen del pedestal.

Escuche lo que ayer se dijo en el parlamento ecuatoriano…produce vergüenza ajena.