Lula: fue condenado a nueve años por corrupción pero seguirá libre

El ex presidente brasileño fue condenado hoy por el juez Sergio Moro, quien lo acusa de haber recibido coimas por parte de una constructora. La sentencia no está firme y será apelada.

Por los crímenes de corrupción y lavado de dinero, Lula Da Silva fue condenado hoy a nueve años y medio de prisión por el juez Sergio Moro.

En la causa, se acusó al ex presidente brasileño de haber recibido coimas de parte de la constructora OAS, una de las beneficiadas por los contratos millonarios de Petrobras en el marco del escándalo “Lava Jato”.

Entre las recompensas ilegales recibidas por Da Silva se encuentra un lujoso triplex en el balneario de Guarujá, en la ciudad de San Pablo.

 

De acuerdo con lo señalado por los procuradores de la investigación del “Lava Jato”, después de asumir la presidencia Lula “comandó la formación de un esquema delictivo de desvío de recursos públicos destinados al enriquecimiento ilícito, buscando la perpetuación criminal en el poder, la commpra de apoyo parlamentario y la financiación de campañas electorales”.

Durante el avance de la causa, se determinó que Da Silva recibió alrededor de 3,7 millones de reales (poco más de 19 millones y medio de pesos) como parte de las coimas pagadas por OAS.

La mayor parte de ese monto (poco más de un millón de reales) corresponde al valor estimativo del tríplex de Guarujá, cuyas obras fueron concluidas por la constructora implicada.