Una talentosa repostera argentina que lleva su arte sin fronteras

Marina Magrini encontró en la repostería la mejor manera de expresarse como artista a través de impactantes tortas con diseños increíbles que dejan a todos con la boca abierta.  

Los movimientos laborales de su marido la llevaron a vivir en distintos países como Bolivia, Brasil, Colombia y México, donde la pareja reside actualmente junto a sus dos hijos. Y en ese intenso recorrido por distintas culturas, Marina supo desarrollar sus inquietudes artísticas desde el ámbito culinario.

La máxima expresión de su trabajo se dio cuando decidió abocarse a la repostería. Así fue que gracias a su particular estilo para crear novedosos motivos para sus pasteles le ofrecieron mostrar su talento en la televisión colombiana. Con una verborragia y un carisma muy especial, Marina empezó darse a conocer de manera más masiva en el inicio de un camino en los medios que hoy continúa transitando con éxito en tierras mexicanas.

La “repostera estrella” de la TV disfruta de poder comunicarse con el público a través de la pantalla chica y se muestra plena por poder conjugar su vida familiar con una profesión que lleva adelante a pura pasión y que le ha dado tantas satisfacciones.

En diálogo con la periodista Florencia Cordero en el programa Un Lugar en el Mundo de Radio Brisas de Mar del Plata, Marina Magrini habló de los procesos creativos de su impactante trabajo, narró sus vivencias como inmigrante argentina por distintos países y dejó en claro que más allá de la nostalgia es importante entender el valor de aprender cosas nuevas lejos de casa.