Michael: un huracán que corre más rápido que un bólido de F1

El potente huracán Michael, ya elevado a categoría 4 dentro de una escala de 5, azotó este miércoles Florida con vientos sostenidos de hasta 250 kilómetros por hora. Ya hay 375.000 evacuados.

El fenómeno tocó tierra en Mexico Beach alrededor de las 12.30 hora local, en la zona noroeste del Estado, conocida como Panhandle (mango de Florida). Michael podría convertirse en “el huracán del siglo”, según ha advertido el gobernador de Florida, Rick Scott. El huracán avanza a una velocidad de 22 kilómetros por hora. La intensidad del viento hace que esté a punto de ser considerado un huracán de categoría 5.

El impacto inicial del huracán era visible en palmeras zarandeándose violentamente como si fueran de plastilina, estructuras derruidas por la fuerza devastadora del viento, enormes olas en el mar y calles inundadas en varias localidades de Florida. Los meteorólogos han mostrado gran preocupación por la marejada mayúscula que Michael va a provocar y los enormes destrozos que causarán los fuertes vientos, calificados de potencialmente “catastróficos”.

Michael se fortaleció durante la madrugada de este miércoles y es “extremadamente peligroso”, según el Centro Nacional de Huracanes de EE UU (NHC, siglas en inglés). Sin lugar a dudas, es el fenómeno meteorológico más fuerte del año en Estados Unidos. El reciente huracán Florence que afectó principalmente a Carolina del Norte dejando decenas de muertos, bajó de categoría 4 a 1 nada más tocar tierra.

El administrador de la agencia federal de emergencias, Brock Long, advirtió de que será el peor huracán en esa área de Florida desde al menos 1851. Long alertó de que la subida del nivel del mar puede provocar inundaciones de más de cuatro metros de altura y que la mayoría de edificios construidos antes de 2002 no están preparados para resistir vientos de esa potencia.

“Estamos absolutamente preparados, la única gran prioridad es salvar vidas”, dijo el presidente estadounidense, Donald Trump, en un acto en la Casa Blanca. El republicano, que tiene previsto visitar la zona afectada el domingo o el lunes, aseguró que las autoridades tienen almacenadas grandes cantidades de comida y agua que se distribuirán “inmediatamente” tras la tormenta.

El gobernador Scott ha urgido a la población durante los últimos dos días a abandonar la zona, pero este miércoles por la mañana les informaba de que ese momento ya había pasado y les recomendaba buscar refugio porque el tiempo para evacuar por carretera o cualquier otro medio había pasado. El político republicano ha sido tajante: “Es demasiado tarde para huir”. “No salga a la calle en medio de esto (…) No va a sobrevivir. Es mortal”, ha dicho Scott.

Las autoridades han dado órdenes de evacuar sus hogares o pedido que lo hagan voluntariamente a unas 375.000 personas de la zona costera, según recogen diversos medios locales.

Treinta y cinco condados de los 67 que tiene Florida están en estado de emergencia, al igual que otros en Alabama, Georgia y Carolina del Sur. Los avisos y recomendaciones de vigilancia del NHC por Michael abarcan a Florida, Alabama, Misisipi y las dos Carolinas (aún afectadas por el paso del huracán Florence).

Cerca de 2.500 integrantes de la Guardia Nacional de Florida están activos y preparados para participar en operaciones de ayuda humanitaria, mantenimiento de la seguridad y búsqueda y rescate de personas. Cuentan con más de 1.000 vehículos especiales para inundaciones, 13 helicópteros y 16 embarcaciones.

Parte del impacto de Michael ya se ha producido y se ha hecho notar en la producción energética y las plataformas petrolíferas marítimas del golfo de México. Las compañías se vieron forzadas a recortar el martes un 40% la producción de crudo y cerca de un 30% la de gas natural.

Trump ha declarado el estado de Emergencia para la totalidad del Estado de Florida, abriendo la puerta a la asistencia federal, apoyada por las agencias de respuesta ante emergencias tanto estatal como local.

Video gentileza El País (España)