Peñarol quiere volver al triunfo en el Polideportivo

El “milrayitas” volverá a la acción por el Torneo Súper 20 de la Liga Nacional de Básquetbol, cuando reciba a Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia, desde las 21, en el Polideportivo Panamericano “Islas Malvinas”.

Luego de haber procesado la caída en el clásico frente a Quilmes, los dirigidos por Leonardo Gutiérrez recibirán a un rival al que superaron como visitantes, en el primer partido de esta nueva temporada, con un doble agónico de Nicolás Gianella.

El “milrayitas”, que ostenta un registro de 2 triunfos y 1 caída, cedió su invicto precisamente frente al “tricolor”. Y hoy tendrá que prestar especial atención al apartado defensivo, ya que los sureños han demostrado un respetable poder de gol.

Expresado de otra forma, no hay que otorgarles libertades, porque los dirigidos por Martín Villagrán cuentan con suficientes variantes como para complicar. Porque Shaquille Johnson si no puede anotar, sabe pasar muy bien el balón; porque el uruguayo Gustavo Barrera tiene jerarquía para conducir; porque Juan Manuel Rivero es un tirador muy confiable; porque Jerome Famous Jarrid tiene recursos como para plantear un lindo duelo contra Ricardo Glenn.

Acaso la defensa no sea el fuerte de los patagónicos, y por allí habrá que buscar debilidades para dirigir el partido hacia el lado más conveniente para el local.

En su presentación frente a Quilmes, Gimnasia mostró unas cuantas virtudes adelante pero no fue lo suficientemente sólido atrás, y lo terminó pagando con la derrota.

Luego de su éxito inicial en el “Socios Fundadores”, Peñarol mostró su mejor cara al aplastar a Argentino de Junín, aunque luego cayó sin atenuantes frente a Quilmes.

Curiosamente, en aquella gran demostración ante los juninenses, pasaron inadvertidas las cuatro ausencias importantes del “milrayitas”: Diego Guaita, Alejandro Diez, Nicolás Zurchsmitten y Jerónimo Barón -además de un juvenil con rodaje como Juan Ignacio Marcos-.

Frente a Quilmes, pese al regreso de Guaita, quien todavía no estaba en plenitud, sí resultó más trascendente la carencia de hombres disponibles para buscar revertir algunas cuestiones.

No es un dato menor que Peñarol no pueda contar con todo su personal, aunque el entrenador no deja de remarcar que el único camino posible hacia el éxito está emperentado con no renunciar a la defensa. De hecho, hay sobradas libertades para que cada uno tome los tiros que considere oportunos, siempre y cuando no se desentienda de sus obligaciones defensivas.

Un caso testigo en estos primeros juegos fue el de Jonatan Slider, quien alternó momentos muy buenos y otros no tanto con sus lanzamientos perimetrales, pero obligó muchísimo con su contracción defensiva. Por ahí va el rumbo.